La organización es la clave

12:04


¡Qué bonito suena todo, Luz! Ya comes mejor, entrenas, cuidas de tus hijos, tienes un trabajo, etc. Pero ¿cómo lo hago? ¿Por dónde empiezo? La clave es organizarte. La organización es la clave. No digo que te vuelvas un robot – como yo comprenderé – pero organizándote podrás disfrutar mejor tu día. El tiempo es igual que el dinero, hay que saber tenerlo, gastarlo e invertirlo.
Uno de mis afrodisiacos favoritos es… terminar el día con toda mi lista de pendientes tachadas. Y si no se da, ¡no pasa nada! Mañana lo volverás a intentar. Lo importante es que todos los días estés mejor preparada.
En lo personal, siempre he sido muy organizada. Me gusta ponerme metas, y organizar bien mis cosas. Quizá es mi personalidad, quizá es mi signo, quizá en mi niñez, no lo sé. Para quienes me conocen no les parecerá extraño que anote todo o les pida me reconfirmen para poder anotarlo en mi agenda, o a lo mejor le comento de eventos o propuestas de reuniones con muchas anticipación. ¡Es mi forma de sacarle el provecho al día, a la semana, al mes… al año!
Llevar una vida saludable para muchos representa un reto no tanto por el gasto o por hacer un cambio en particular, si no por el trabajo que implica y que a la mayoría les ¡da flojera! Sí, como leen. Les da flojera organizarse. Les da flojera preparar una cena. Les da flojera entrenar. Pero luego estamos llorando por las esquinas de que estamos llenitas o que nuestro cuerpo no es igual… pero queremos grandes resultados, invirtiendo poco.
Si quieren hacer un cambio, ¡organícense! Pero Luz, no tengo ayuda. Luz, soy madre soltera. Luz, no tengo dinero. Luz, no tengo presupuesto para la nutricionista o el gym. Mil excusas. Sí, excusas. Lo sé, porque he puesto las mismas excusas.
Una vez me dijeron: si crees que puedes, puedes; si crees que NO puedes, no podrás. Y sé que hay situaciones o eventos que parecen que nos sabotean, pero créame TODO tiene una solución. Solo hay que pensar fuera de la caja. No sigas lo que fulanito o menganita haga, sino busca tu propia forma de encontrar equilibrio y organizarte. Tú eres la única que sabes tus pendientes, tu rutina, tu ritmo, etc.
Pero, aquí, te dejo algunas cosas que me han ayudado a organizarme mejor a lo largo de los años:
  • Cocinar para varios días. Hay muchas comidas que se puede congelar. Usualmente los días domingo, preparo varias cosas y las congelo. Por ejemplo: ají, salsas rojas, papas para freir en el airflyer, y también hago arroz y ensaladas para dos o máximo tres días.
  • Preparar un menú con todos los insumos. Compro cada 15 días. Primero preparo el menú quincenal. En base a ello, preparo mi lista de mercado. Te ahorras dinero y tiempo.
  • Delegar responsabilidades. Y acá me detengo un poco. A las mamás nos encantan hacerlo todo. Luego nos quejamos que nadie apoya. Pero si el esposo, pareja o hijos lo hacen, ¡está mal! Mejor lo hago yo. ¿Cómo van a aprender? ¿Cómo los haces sentir? ¿Por qué no pusiste límites desde un inicio? Deja que el esposo crie también. Deja que haga su parte. Y acostumbra a tus hijos a hacer sus cosas. Sobre todo si no se cuenta con ayuda. No se trata de explotarlos, pero conforme crezcan, delega responsabilidades. A los 16 años no nos van a escuchar.
  • Ten un planner para ti, para tus hijos y para la casa. Te ayuda a visualizar mejor la semana o el mes. También tengo una agenda y un cuadernito para mi lluvia de ideas. No pasa nada tampoco si no cumples todo, por eso existe la flexibilidad, pero tener un plan siempre nos ayuda a enfocarnos mejor.
  • Usar mi refri como una pizarra, ya que sea como sea, no importa lo que haga, la refri es al lugar a donde siempre regresaré. Ahí dejo mis menús.
  • Descarga apps o ten agendas donde puedas llevar tus notas, presupuestos, reuniones, etc. Mi app favorita es Google Keep. Me ayuda a hacer listas, tener lluvias de ideas, clasificar por importancia, etc.
  • ¡Relájate! ¿Cómo me ayuda a organizarme el estar relajada? Ayuda y mucho. Si una noche no alcanzas a lavar los platos, no va a morir nadie. Si un día se te olvido algo, eres humano, pasa. No te estés autoflagelando. Con la cabeza despejada, se piensa mejor. Eso me repito siempre, porque es algo que me cuesta. Un día acuéstate más temprano, me funciona.
Busca tu propio sistema que te permita alcanzar metas en diferentes aspectos de tu vida. Y sé paciente. Los buenos habitos toman mucho tiempo. Hay que cuidarnos de los malos pues estos se pegan como chicle en pleno verano.
Besos,
Luz
#LaVentanitaPower

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram