La comida más importante del día: ¡el desayuno!

11:18




Si les soy sincera, no recuerdo cuándo deje de desayunar. No me explico ahora por qué deje de hacerlo. Por muchos años a las justas me tomaba un café y un pan (y eso). Peor aún me saltaba el desayuno. Es decir desde la noche anterior no comía nada hasta la hora del almuerzo. ¡Cómo le pude hacer eso a mi cuerpo!

Hoy, mis hábitos han cambiado. Mi mayor cambio ha sido desayunar de una manera saludable, rica y completa. Lo considero un acto de amor de mí hacia mí. Cada día que me levanto temprano y siento flojera me digo: No, Luz, tú te mereces un buen desayuno. Y sin querer queriendo se ha vuelto mi comida favorita del día porque puedo comer los tres macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas).

Muchos piensan que cuando comienzas a comer saludable, o se desliza la palabra “dieta” debemos comer menos. Y no hay nada más errado. Todo lo contrario, se debe comer más pero en porciones, y cuidar la calidad y cantidad de las mismas. Los alimentos deben ser bajos en calorías si deseamos perder grasa para que haya un déficit calórico. Si queremos subir de peso (de manera saludable) debemos comer más pero cuidando calidad. Sea cual sea tu caso, la clave aquí es DESAYUNAR.

¿Por qué es importante desayunar?
Cuando recién nos levantamos, el cerebro comienza a enviar señales a todo el cuerpo para comenzar a trabajar. Imagínense nuestro cerebro diciéndole a todo nuestros cuerpo: hora de comenzar el show, amigos. Entonces, los niveles de las sustancias cerebrales necesitan combustible para funcionar bien. El desayuno nos permite eso. Para comenzar a funcionar bien y tener un día exitoso necesitamos que nuestra primera comida sea completa. Se requiere proteínas, grasas y carbohidratos. Hay muchas personas que dicen que “no se sienten despiertas”. ¿Será por qué no habrán desayunado? Si el cuerpo no se encuentra despierto del todo nuestro metabolismo se altera, el cuerpo se estresa, el cortisol sube, y sin quererlo nos hacemos daño.

¡Ven, desayunar es sumamente importante!

No deben existir excusas. Tomar un desayuno de 15 a 20 minutos mínimo es indispensable. Y no tiene que ser nada complicado o tipo buffet de restaurante fichon. Mientras sea saludable y tenga los tres macronutrientes, suficiente.

Por eso, para que no estén jalándose los pelos (como yo al principio) les comparto opciones de desayunos saludables.

Opción A:
  • Una taza (aprox. 100gr) de avena en hojuela completa. Pero no hay problema si es con la avena pre-cocida. Sin azúcar o con un poco de Stevia. Canelita y granos de linaza y chía.
  • Un huevo o una tajada de queso grande
  • Puedes añadirle una taza de fruta picada (papaya, melón, piña, fresas, moras, arándanos)
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia. En lo posible sin azúcar (en lo particular no me gusta la Stevia y todo lo tomo o como sin azúcar)



Opción B:
  • 1 pan pita, árabe o 2 rodajas de pan de molde integral o 2 tostadas integrales con pollo deshilachado o queso. Un poquito de mostaza. Puedes untarle palta.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.



Opción C:
  • Tortilla con jamón, espinaca, y tomatitos cherry. Para ellos usas 3 claras y un huevo.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.



Opción D:
  • Yogurt light o griego. Cereal integral, una cuchara de chía, y una cuchara de linaza. Lo acompaño con arándanos, frambuesas, moras, etc.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.


Opción E:
  • Tortilla integral pasadita por la sartén (sin aceite), le untas queso vegano de cashews (mi favorito), colocas menos de un puñado de espinaca picadita o zanahoria, colocas trocitos de atún, tomatitos cherry o pepino, ¼ de paltita.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.


Opción F:
  • Una papita amarilla (la más bebé) o una rodaja de pan integral, espinacas, huevito revuelto con champignones.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.


Opción G:
  • Pan integral (solo dos rodajas), huevo frito (lo frio con aceite de coco o a veces sin nada), pedacitos de queso, y a la sanguchera.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.



Opción H:
  • Panqueques de avena y plátano (también hay de té matcha, de beterrega, de coco). Es muy simple. Colocas en la licuadora un puñado de avena, mitad de un plátano, 3 claras, un huevo, un chorrito de agua, un cucharadita de polvo de hornear. ¡Listo! Todo lo frio con aceite de coco.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.


Opciones I:
  • 2 tajadas de pan integral. Lo ponen a la plancha o a la sartén sin aceite. Encima le ponen espinaca, paltita, cortan un huevo en rodajas y las colocan encima de nuestras “tostaditas”. Decoran con linaza, pimienta, orégano.
  • Té verde, café o la infusión de tu preferencia.




¡Ya tienen varias opciones para que no ponga excusas! Tomen el desayuno como un regalo que le hacen a su cuerpo. Vivamos con armonía y amistad con nuestro portal del alma: nuestro cuerpo. Tan hermoso, sangrado y maravilloso. Les aseguro que notarán cambios asombrosos.

Besos,
Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+