Mi aventura comenzó hace 3 meses y medio…

9:10


Hace 3 meses y medio era el tipo de persona que podía – tranquilamente – comer pizza en el desayuno, almuerzo y comida. Era el tipo de personas que decía: ya me casé, si engordo qué importa. Era el tipo de persona “muy floja” para los ejercicios. Conmigo no va dieta y menos los ejercicios, solía decir. Me compré una bicicleta y la deje empolvarse.

Me puse en lo último de mi lista de prioridades. Hasta que un día comencé a cansarme más, a tener mala digestión, a tener un fuerte dolor al costado derecho, a tener mareos, y mis energías eran -10. Me mire al espejo y no me reconocí. ¿Saben lo que vi en el espejo? Vi ¡abandono! Y me dolió.

Imagínense que la persona que tú más quieres, está enferma, pero aun así le das mala alimentación, la tienes sedentaria, no le permites ejercitarse, y la sometes a varias excusas. Pues esa persona eres tú. Tú eres esa persona. Tú debes ser tu primer amor. No hay que someterse a tanto maltrato. O ¿Se lo harías a la persona que más quieres?

Con esa premisa en la cabeza, tomé una decisión. Me cuidaría como el tesoro que soy. Comería sano y comenzaría a entrenar. Al principio no me creían. Pensaban que sería un escueto “el lunes empiezo”. Pero Dios me dio la virtud de la determinación. Contra viento y marea me volvería a levantar como el ave fénix (o el gato felix). Y si me caía, me volvería a levantar una o mil veces hasta lograr el objetivo.

No ha sido nada fácil porque tengo que conciliar crianza, trabajo, estudios, etc. con mi entrenamiento. Además cambiar mis hábitos en un hogar promedio, sería un gasto mayor. Pero todo lo que sea para poder vivir mejor, ¡vale toda la pena del mundo!

Y así, comencé. ¿Pero cómo lo hice?

Primero consulté a un nutricionista. Me pidió dejar las grasas tóxicas (chau pizza everyday), harinas, azúcares, carbohidratos simples. Hola, verduras, fibra, carbohidratos complejos, fruta y agua. Luego comencé con ejercicios suaves para no lesionarme.

¿Por qué la alimentación es importante? La disminución de peso y grasa y la vida saludable dependen del 70% de la alimentación. Somos lo que comemos. Todo viene desde tu interior y se refleja en tu exterior. El otro 30% son los ejercicios. Estoy más que convencida que no podríamos llevar una vida saludable sin una alimentación óptima, de modo que nuestro objetivo de bajar peso/grasa sería un poco difícil. 

Cuando comencé el plan de alimentación, estuve 20 días. 20 DÍAS en sufrimiento. Quería una torta de chocolate cuando NUNCA. Estaba renegona, susceptible y de mal humor. Pero pasó y pronto mi cuerpo se sintió mejor. Había vencido mi primer obstáculo.

Lo siguiente fue comenzar con una pequeña rutina de ejercicios que convine cardio, ejercicios focalizados y correr.

Ahora, ya necesito de otra “intervención” y por eso he comenzado el gimnasio.

Aquí les dejo algunos tips y consejos de mi nueva vida:
  • Consulta a un nutricionista. Mi plan de alimentación puede no ser tu objetivo. Pero eso sí, todos deberíamos evitar las grasas tóxicas, alimentos procesados y azúcares. DILE NO A LA GASEOSA. Antes de comenzar cualquier plan o ejercicio, consulta a un especialista y te guiará.
  • Comienza des-pa-ci-to. Cuando comienzas una rutina, comienza suave. No creas que corriendo 10k vas a lograr lo que no hiciste en años. Además podrías lesionarte o empeorar tu salud.
  • Aumenta la frecuencia. Comencé entrenando 3 veces por semana. Y luego 5 veces a la semana. Y los días que no entreno, hago actividades suaves.
  • ¡COME!
  • ¡COME! varias porciones al día. “Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo”. Esta frase me acompaña siempre. Y entre media mañana y media tarde podemos agregar pequeñas porciones de una fruta o frutos secos. Comienza desayunando tipo 8 a 9am, meriendas a las 11:30, almuerzas 1:30pm, meriendas a las 5 y a las 8-9pm cenas. Si estás entrenando en la noche, cena una hora antes de entrenar. Y nunca cenes y te vayas a dormir inmediatamente.
  • Hidrátate. Solía ser como un captus. Solo tomaba agua cada quince días jajajaja. Pero eso está mal. Somos agua, ¡necesitamos agua! No comiences por 2 litros de agua (recomendados) pues te vas a saturar. Comencé por dos vasos una semana, cuatro vasos a la otra y así. Hasta completar 2 litros de agua.
  • Completa tus ejercicios con otras disciplinas. Por ejemplo, no me fue bien con el zumba. No me hallaba. Hasta que Sandra de Chasquigirl me paso un plan para correr nivel caracolito y ¡fui feliz! Trotar/correr me dio una fuerza que no pensé que tenía. El aire en mi rostro me daba vitalidad. Busquen actividades o disciplinas que se complementen con su actividad pues esto las ayudará a retomar fuerzas. El yoga también me ayudó mucho.
  • Descansa. Pucha, Luz, como te maleas. ¡Tengo hijos! Sí, y yo también, pero es importante que descansen y no sobre entrenen. Escuchen a su cuerpo y denle relajo y descanso cuando necesiten.
  • Grasa y no peso. Al principio quería hacer solo abdominales para bajar mi rolliza panza. Pero nada más alejado de la realidad. Primero debía perder grasa en todo mi cuerpo caribeño. Solo así podría trabajar enfocada en mis músculos. El cuerpo es una ruleta, pierda grasa donde se le antoja, pero lamentablemente la panza es lo último que se pierde. Mientras pierdes grasa puedes ir trabajando tus músculos. PERO recuerda que primero es la grasa. No te concentres en cuantos kilos perdiste, aunque esto es un buen indicador, lo importante es ¡perder grasa! #malditagrasa
  • Cambia constantemente de rutinas de ejercicios. El cuerpo es tan sabio y “vivo” que inmediatamente se aprende tus rutinas y te sabotea. Es decir, si haces mucho cardio o un determinado ejercicios, el cuerpo se lo aprende y comienza a poner resistencia. Por ende, ya no hace efecto. Sorprende a tu cuerpo.
  • Paciencia. Esto me lo digo siempre. ¿Tú crees que después de tanta mala comida y vida sedentaria tu cuerpo va a bajar de peso por obra y gracia del espíritu santo? NO. Toma tiempo, y los resultados se ven después de meses. Las dietas rápidas no funcionan, pueden empeorar tu cuerpo. El efecto rebote puede ser peor. Es mejor tener en mente que a partir de ahora tu vida debe ser así: saludable.


Algunas apps y canales que me ayudaron con mi entrenamiento en casa:
Un app que te ayuda a ponerte en forma en 12 semanas y sin equipo. Es un app donde puedes personalizarlo según tu sexo, talla y peso. Los planes se compran online en el app pero son de bajo costo. Con este app me di cuenta lo oxidada que estaba.

Susana Yábar 

Es un amor. La adoré. La adoro. Es una entrenadora española con muchos videos buenos. Además puedes hacer retos. Me funcionó muy bien. Y me ayudó en este proceso.
Patry Jordan es una capa total. Sus videos son muy buenos. Además en su web tiene planes para principiantes hasta avanzados. Todo con sus videos y planes de alimentación.
Otro canal que tiene videos buenísimos.

Con todos estos canales armé mi rutina de ejercicios. Iba variando mi rutina todas las semanas. Es importante descansar entre los días de ejercicios. Es decir si hace un día abdomen, al día siguiente haces brazos, y al día siguiente glúteos, y así vas jugando para darle posibilidad al músculo descansar y fortalecerse entre los días de descanso.

Y recuerda, es importante verse bien pero es VITAL estar y sentirse saludable. Los cambios de hábitos y los ejercicios no me cambiaron la vida, ME LA SALVARON.

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+