PEQUEÑO MANUAL PARA DORMIR A UN BEBÉ - VERSIÓN ELI 2.0

9:47


¡Por fin lo logramos! Me incluyó porque en este proceso tuve que confiar. A veces las mamás nos podemos muy intensas y queremos acaparar TODO y esto incluye hasta el mínimo detalle. Por eso cuando comenzamos esta rutina con Eli, tuve que ceder y confiar en #PapáCaco. Y hoy mi confianza y su perseverancia ha dado frutos. Además al ser un proceso, este se podrá aplicar por cualquiera (papá o mamá o abuelita, etc.)

También quiero aclarar que esta rutina es de una niña de 1 año y 8 meses y que seguro que tendrá que variar conforme pase el tiempo. OJO: es importante saber que niños menores de 6 meses no entran dentro de una rutina convencional. Son aun muy pequeños y la lactancia exclusiva es importante en esta etapa.

Otro punto importante es la lactancia. La mayoría de bebés y niños se han acostumbrado a dormir con la teta, y aunque esto es normal y fortalece la conexión mamá-bebé, lo cierto es que cuando se quiere establecer una rutina, el único medio para que bebés o niños se duerman es la teta. Imagínense que ellos se duerman con la teta en la boca, y al despertar (los niños no tienen sueño profundo) ¡la teta no está! Se desesperan, buscan, lloran, etc. 

Este proceso de sueño fue en un momento decisivo para nosotros: el destete. Y justo lo comenzamos cuando comencé mi rutina de ejercicios. Si ustedes aun no quieren destetar, igual pueden aplicar los tips de sueño. Traten de dar de lactar o el último biberón  media hora antes de la hora de dormir.  

Bueno, sin más preámbulos, los tips de #PapáCaco

Para hacer dormir a un bebé se debe partir de dos premisas:

1. El proceso del sueño es un PROCESO. Esto quiere que ser que está compuesto por una serie de pasos que deben seguirse para obtener un resultado. Es así que en todo proceso la persona que la realiza no es indispensable, pues los pasos pueden ser seguidos por cualquiera que conozca el proceso. 

Para los padres es un concepto difícil de aceptar, pues todos queremos que nuestros hijos solo logren dormirse con nosotros (como un éxito personal); sin embargo al hacerse indispensables en el proceso del sueño dificulta el crear un rutina real para nuestros hijos, además que impide que alguien más te ayude y perjudica el desarrollo propio de los niños.

2. Los niños no son robots. Por más tonto que parezca es necesario recalcar que nuestros hijos no son maquinas sino personas, y que los gustos y formas de relajarse de cada uno son distintos.

Luego de entender eso, considero que los pasos a seguir para crear una rutina de sueño son:

1. Identificar que relaja a tu hijo. En el caso de Eliza lo que más la relaja son las canciones, así que su rutina de sueño incluye eso, sin embargo existen otras opciones que ustedes pueden aplicar, como lo son un baño tibio, cuentos, etc. Conozcan a sus bebés. 

2. Evitar sobreestimulos: para Eliza procuro cantarle sus canciones en el cuarto con la luz apagada, solo con mi voz sin ninguna ayuda tecnológica que pueda distraerla (celular, música extra, televisor, etc)

3. Mantenerse relajado: la desesperación por hacerlos dormir no ayuda, con Eliza es muy importante que durante su proceso de sueño me sienta tranquilo y relajado pues eso marcará la pauta para que ella lo imite.

4. No intentar dormirlos de inmediato: aunque suene contrario a un tip, yo recomiendo que no intenten forzar el sueño en sus hijos. En mi caso, sé cuales canciones son las que más relajan a Eliza pero por lo general las dejo para el fin e intento primero con canciones que le gustan pero no necesariamente la invitan a dormir. Esto con el fin de que el proceso sea placentero y no se sienta forzado.

5. Tener perseverancia: a Eliza le tomo más de una semana entender que estábamos haciendo una rutina de sueño, y casi un mes en aprender a relajarse para dormir. Es importante mantenerse firme e intentar todos los días la rutina de sueño hasta que funcione. En un inicio a Eliza le tomaba entre 30 a 40 minutos dormirse, ahora en 10 min ya esta sumamente dormida.

Al inicio puedes apoyarte con cosas que la ayuden a relajarse, como abrigarla con una mantita o que se eche con un peluchito.

6. No acostarlos ni bien cierren los ojos: es facil dejarse engañar por los ojos cerrados de un bebé, pero esto no es indicio real de que se ha dormido, en mi experiencia lo que delata el sueño de Eliza es el cambio en su respiración, que se hace más lenta y profunda. Solo cuando siento su respiración de esa manera es que la acuesto a dormir. 

Finalmente, una vez que la rutina este armada es cuestión de continuarla en el tiempo y hacer ajustes de acuerdo a la edad. Esto facilitará el sueño de sus hijos, los ayuda a descansar y les permitirá recibir ayuda de otros de ser necesario

Un abrazo,
Papá Caco... y mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+