Mamá se tatuó

9:14


Parece irrelevante contarles que me tatué hace más de un mes.

Pero ¿cómo me decidí? ¿Cómo esta mamá de dos decidió hacerlo? Aquí les cuento todo:
Sin lugar a dudas, fue una de las mejores experiencias que he tenido. ¡Adrenalina, emoción y expectativa! Hace tiempo que no me sentía así.

Todos piensan que me entró la crisis de los treinta años ja, ja, ja. O que experimento una menopausia precoz. Pero NO. No es nada de eso. Simplemente puedo resumirlo así: La maternidad me ha dado la fuerza y valentía para por fin vivir la vida (a lo Susy Diaz)

Muchos saben que cuando era joven fui “algo” rebelde. Sin embargo, hasta que me casé, viví con mis padres. Por lo cual, como una buena hija, decidí respetar las reglas de la casa. Si bien mis papás me dejaban experimentar con mi moda, mi pelo, y hasta mi  personalidad, algo que estaba fuera de discusión eran los tatuajes. Tenía claro que mis papás me ofrecían abiertamente su confianza, no quería decepcionarlos.

¿Qué diablos te vas a tatuar? Los tatuajes son para TODA LA VIDA. No querrás tener una imagen horrible que con el paso de los años solo te evoque arrepentimiento. Además la sociedad juzga demasiado y tú recién te inicias en el plano laboral. ¡Pobre de ti que te tatúes! ¡Te rajo! Siempre me decía mi mamá. Y como era su casa y sus reglas, decidí no hacerlo.

El tiempo pasó, mi mamá falleció, me casé y abandoné el nido de mis padres. Y el bichito del tatuaje, aún seguía ahí.

Mis hijos nacieron y ha tenido que pasar casi 5 años para que por fin me anime a realizarlo. ¿Por qué? Jamás he sido tan libre como me siento ahora. La maternidad me ha dado esas alas para ser yo misma. Es un sentimiento muy satisfactorio. A veces no sé cómo explicarlo.

Luego de meditarlo y conversarlo con #PapáCaco, encontré el diseño perfecto y el lugar idóneo para llevar a cabo esta marca de por vida. Inspirada por dos razones: mi mamá y mi vida también como una mamá me decidí por una flor de loto con unalome y al finalizar la palabra mamá. Ahora cada vez que miro el tatuaje, es como un antes y un después, y como alguna vez me dijo mi mamá: haz las cosas de las que sabes que nunca te arrepentirás.  

Esta es mi versión corta de la razón por la cual me tatué. ¡Espero que les haya gustado!

Mamá Luz


You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+