¿Mamá a tiempo completo?

9:02


El otro día tuve que pedir permiso porque la niñera faltó. No tenía de otra que decirle a mi jefe que tomaría a un día a cuenta de vacaciones y le expliqué mi situación. A Dios gracias me comprendió.
Me quede completamente sola con los dos. Sin niñera. Sin ayuda. Solo ellos y yo.

A las 10:00am ya estaba rendida pues Mateo quería jugar todo el tiempo y Eli quería dormir. Seguí la rutina pero es difícil cuando tienes que hacer las cosas con un bebé en brazos y con un niño agarrado de tu pierna.

A las 3pm tenía comida en la ropa, estaba despeinada y mi café frío pues nunca me lo pude acabar. Mi jefe me llamó a preguntarme sobre unos documentos e hizo la siguiente pregunta: ¿qué tal todo por casa? Le dije sin pensarlo: tenía razón, el trabajo en casa es OTRO LOTE. El trabajo de la oficina es MUY diferente. Mañana si Dios lo quiere estoy ahí a PRIMERA HORA. Mi jefe se río y sin quererlo termino de escuchar todo mi discurso de las mamás que se quedan en casa.

 Siempre he trabajado. Nunca he estado en pare salvo cuando he tenido mis licencias de maternidad pero siempre he tenido ayuda en casa, ya sea de mi hermana, mi suegra o de la niñera.

Amo a mis hijos. Por Dios los amo demasiado pero que bien se siente estar en la oficina. Creo que mi mente y cuerpo ya se han acostumbrado. Eso sí, a mi hora de salida vuelo como loca a verlos.

Al final de la noche me puse a pensar en las mamás que deciden quedarse en casa,  en especial las mamás que dejaron las oficinas para quedarse en casa. Qué cambio tan brusco. Es un chambón, muy pocas veces reconocido. No hay horarios. Nadie se pone a pensar toda la logística y cuidado que implica cuidar de un hogar y de los niños.


Erróneamente se cree que quedarse en casa supone rascarse la barriga tomándose un traguito en la terraza o que se puede ver toda la televisión que deseas. NO. NO. NO, señores. Muchas de esas mujeres no hablan con ningún adulto hasta que sus esposos vuelvan. Muchas de esas mujeres no ven otra cosa que no sea dibujos. Muchas de esas mujeres almuerzan a la apurada día a día. Esas mujeres son tan exitosas como cualquier otra y la “chambaza” que realizan es para quitarse el sombrero. Antes de criticar a una mujer que se queda en casa, póngase en sus zapatos. 

Besos,
Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+