La mamá más mala del mundo

9:07


Mi mamá es muy mala. Mi mamá es cargosa. Mi mamá no me deja hacer eso. Mi mamá esto, mi mamá lo otro – Luz, cuando tenía 15 años.

Solía pensar que mi mamá hacía o decía cosas solo para molestarme. Se la trae conmigo, les decía a mis amigas.

Pero el tiempo y la vida son sabios. Son tan sabios que te atragantas con tus propias palabras. Te las tragas como si de una píldora sin agua se tratase.

Mateo - a sus 4 años y medio - ha comenzado a decirme: Mamá, eres mala. Mamá, eres fregada. Mateo a esta deliciosa y complicada edad tiene mi alma en un hilo. Todos los días es una aventura de la cual no puedo “zafarme”. Cada vez que me dice mala, fregada, cargosa o molestosa, se me muere un poco el alma como a Voldemort (véase Harry Potter). Él ha descubierto mis horrocruxes y los sabe usar muy bien. Sin embargo, me doy ánimos yo solita y me digo: sigue adelante, Luz, algún día te lo agradecerá. Hoy “te odia”, mañana te amará. A veces me aburro – soy humana – y le digo a Mateo si no conoce otra palabra para decirme. Parece que de su boca solo sale MALA y CARGOSA.

Cuando estoy sola – usualmente en la ducha – me preguntó CÓMO MI MAMÁ ME SOPORTABA. Me siento terriblemente culpable de todas esas veces que le dije en su cara pelada que la odiaba y que era la mamá más mala del mundo. Le pido perdón todos los días, porque ahora sé lo horrible que se siente. Recuerdo mi YO del pasado y quisiera pasarla por el inodoro.

La culpa me toca la puerta y me hace dudar. ¿Me odiará? ¿Algún día entenderá? ¿Estaré haciéndolo mal? ¿Debo cambiar? ¿Qué hago? Miles de preguntas sin ninguna respuesta. Realmente me siento como Voldemort.

Me agarro de cabezazos tratando de descifrar qué hacer. Cuando por fin descubro “el método”, ¡pum! Mateo cambia de etapa y comenzamos otra vez. Un verdadero campo traviesa. Y la “mejor parte” es que pronto reviviré estas etapas con #BabyEli. ¡La cereza del pastel!

Como diría mi mamá: Ahí está pues, quien quiere celeste, que le cueste. ¡Ay, mamita! ¡Qué sabia eras! ¡Como desearía tenerte a mi lado para que me niveles los chakras de un solo sermón!


Mientras sigo llorando a escondidas en el baño y dándome fortaleza, voy buscando la forma de atender/comprender a mi pequeño adolescente de 4 años. No es fácil. A veces quisiera agarrar mis maletas e irme pero luego recuerdo lo mucho que los amo y se me pasa.

Besos,
Mamá Voldemort, perdón, Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+