Los bebés no son como los bebés de los comerciales

8:55


Imagínense: se levantan muy tempranito, miran a su bebé dulcemente. Él o ella las mira. Sonríe. Juega con sus piecitos y hace hermosos soniditos con su voz. Sin llorar sigue en su cunita. Los pajaritos trinan y hay un sol precioso. El día promete ser espectacular. Lo levantas, se deja cambiar tranquilamente el pañalito. Besas ese hermoso potito. Estás vestida de blanco, con un look natural y chic.

Todo esto sería ideal si fuera REAL. Pero no es cierto. [Musiquita de Psicosis]

La realidad es que son las 6am. Aún tienes baba en la cara. Quisieras dormir por siempre. Tu bebé te despertó de un grito. Llora y llora. No sabes si cambiarle el pañal o darle su leche primero. Sales de la cama con tu pijama polar. Comienza la maratón, mejor dicho, tu hermoso día húmedo y frío.
Sé que puede sonar exagerado pero…

Creo que todas hemos visto en los comerciales mamás hermosas/jóvenes/flacas/bien vestidas y de BLANCO atendiendo a sus dulces y felices bebés. Y no es que nuestros bebés no sean dulces y felices pero la personalidad de un bebé es impredecible. Esas mamás que vemos en comerciales quizá sean el 1% de la población y del mismo modo son esos bebés.

Por el contrario, tengo un niño de 4 años que aún llora por las noches cuando se siente solo y reniega para levantarse. Y una bebé de 5 meses que GRITA cuando se levanta. Literalmente GRITA. Se retuerce como gusanito cuando le cambio el pañal y llora si no le doy su leche a tiempo.

Si estamos esperando la perfección, vamos a esperar sentadas con nuestros pijamas polares. La maternidad es muy diferente. La maternidad es un campo traviesa que todos los días te reta.

Seamos más reales, menos ambiciosas por la perfección y más felices.

Se los aconseja una mamá que quiso ser como las de los comerciales y fracasó en el intento.

Besos,
Mamá Luz


You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+