Una carta a todas las “flojonazas”

12:54



Esta carta es dirigida a todas las “ociosas”, “mantenidas” y “vividoras”.

Sé que eres una floja porque te levantas muy temprano – quizá – la primera en levantarse tras una madrugada complicada cuando el bebé se levantó dos veces y solo tú – por una extraña razón – lo escuchaste. Sacas tu ocioso trasero de la cama y te vas corriendo al baño para mojarte esos ojos pegados. Una vez ahí te miras y no dices nada pues tu rostro lo dice todo.

En la cocina, ya con tu uniforme de batalla (en otras palabras, el buzo y zapatillas todo terreno), comienzas a preparar la lonchera. Te rompes el cráneo pensando que mandarle al niño y por supuesto que mandarle al esposo. Aprovechas esos momentitos y te tomas un desayuno veloz. Tienes que hacerlo todo muy rápido porque si estás más de 5 minutos sentada eres una vaga total.

Das el desayuno a todos, incluyendo a la mascotita de la casa. Todos se van a trabajar/estudiar/hacer algo de provecho mientras tú te la llevas fácil quedándote TODO el día haciendo las actividades de la casa. Pan comido.

En tu mente y en mil papelitos planificas tu flojo día. Comienzas descolgando la ropa, luego acomodarla en cada cajón, ¡uy, te acordaste que hoy vence la cuota del banco! ¿Cómo es posible que te olvidaras si tú no tienes preocupaciones tangibles? Qué mal, floja.

Luego comienzas a limpiar toda la casa. Limpias y limpias aunque sabes que cuanto lleguen todos en 5 minutos tu limpieza se irá por el tacho. No lo dices, solo lo piensas, porque si lo dices ya eres una floja consagrada.

Das de comer al bebé. Estas sentada pero tu cabeza ociosa no deja de pensar en las mil cosas que faltan. El bebé duerme. Es el momento perfecto para “hacer nada” en la compu. Quizá se te ha ocurrido la idea de buscarte chambitas virtuales para ganar un poco de platita. Quizá no sea tan mala idea para una floja como tú porque ganarías alguito y ya no serías la mantenida, ahora solo serías LA floja. Una raya menos.

Luego de “vagar” en la red buscando posibles chambitas, das de comer otra vez al bebé. El día avanza tan rápido. Preparas el almuerzo, pronto el hijo mayor llegará. Alistas todo muy rápido. Tienes el celular en la mano porque a ti te encanta flojear mientras tienes mil cosas que hacer como poner la mesa, calentar, servir, cambiar el uniforme al hijo, y hacer que todos se alimenten. ¿Cómo te atreves a estar “chateando” mientras tus obligaciones son otras?

La tarde pasa en un suspiro. La vida de una floja no es tan difícil después de todo es fácil cuidar de los hijos/limpiar/bañar/planchar/hacer tareas/aguantar berrinches/merendar/responder correos/etc. Cualquiera con los ojos cerrados lo puede hacer. Es decir, nadie va a declarar el día de la ama de casa. Hay el día de ir al baño pero no el día de la ama de casa.

Finalmente llega la noche. Por fin podrás ponerte ropa más suelta aunque ese sea un pensamiento de floja descuidada. Los niños ya están en pijamas. Ahora cranéas la cena. Todos vienen con “filo” y tu deber es alimentarlos porque ellos vienen de hacer cosas importantes y tú solo te quedaste en la casa, haciendo Dios sabe qué.

Todos van a relajarse un rato. Tú también. En el trayendo recoges juguetes, lavas vasos, biberones, acomodas la ropa, vuelves a la cocina a barrer, acomodas zapatos, sacas la basura y finalmente llegas a tu cuarto donde te espera tu bebé hambriento. Nada mal para una floja como tú.

Lo sé, ser una floja requiere temple, perseverancia, y tener cara de palo. Ser una floja es bañarte en aceite ante las críticas porque no solo eres quien tiene la suerte de estar todo el día de la casa rascándote el ombligo sino también eres la mantenida y vividora. Tú no paras la olla, solo la preparas.

¿Quién no quisiera flojear todo el día en casa? ¿Quién no quisiera que todo mágicamente se haga? Cuéntanos tu secreto. Espero mi querida floja que dejes de serlo y seas una mujer… como se dice hoy en día… ah, sí, empoderada. Quiero que salgas al mundo y te lo comas. Quiero que hagas algo de provecho pues tus días en casa están contados. La tuviste muy fácil todos estos meses/años. Ya jugaste el papel de la ama de casa y es super fácil no?

Lo peor de todo es tu actitud pues la harías de floja toda la vida y sin chistar. ¡Quién como tú!

Atentamente,

Mamá Luz, la mayor floja del mundo

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Que pensamiento tan equivocado tienen de nosotras las Mamis y amas de casa...creen que es Fácil pasar un día !! A veces es estresante ....

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+