Mis tips de lactancia

10:17



Dar de lactar es una decisión muy personal. Que NADIE ni NADA te haga dudar de lo que hayas decidido para ti y tu niño. Si has decidido dar de lactar, hazlo. Si has decidido dar fórmula, hazlo. Es tu decisión.

En lo personal, decidí dar leche materna. Con Mateo pude darle hasta el año y tres meses. Es hasta donde él quiso. Era su momento de dejar le leche materna y seguir otros rumbos. Ahora es un niño de 4 años grande y fuerte. He vuelto a hacer lo mismo con #babyEli. Estamos en un proceso de horarios (pues regreso a trabajar) pero todo a base de leche materna.

No hay secretos mágicos ni brebajes especiales para garantizar una lactancia exitosa pues cada madre es diferente. Sin embargo les dejo los tips que a mí me han servido mucho con mis dos pequeños:

  • Dar de mamar a libre demanda las primeras semanas. Esto es hasta que se establezca un horario. Usualmente los bebés lactan cada dos horas. Pero es importantísimo que lacten cuantas veces quieran, pues la succión es lo que estimula la producción de leche.
  • Dar de mamar hasta que se vacíen los pechos. Mientras más vacíos estén, es mejor, pues el cuerpo es tan sabio que automáticamente comienzan a llenarse. Metafóricamente es así: si un envase está vacío, lo lógico es que se llene. Si está lleno ya no hay espacio para producir más.
  • Si tu bebé no logra vaciarte los pechos. Puedes ayudarte de un extractor y de las bolsitas de lactancia para almacenar esa leche. Lo importante es vaciar bien los pechos para producir más y más.
  • Tu pequeño debe coger bien tu pecho (esto se consigue con harta práctica). El bebé debe tomar la areola al mamar, procurando que el pezón quede centrado dentro de su boca. Esto se consigue teniendo a tu pequeño muy pegadito a ti, casi pancita con pancita. Su cuerpito debe quedar alineado para que no tenga que girar el cuerpo al lactar.
  • Cuando tu bebé haya terminado de lactar, coloca tu propia leche o calostro en tu pezón y déjalo secar. Esto te ayudará muchísimo para el dolor e irritación.
  • Si tus pechos están duros, coloca paños tibios o en la ducha masajéatelos debajo del chorro de agua tibia.
  • Tomar bastante líquido. Agua, caldos, juegos, extractos, etc.
  • Come de manera adecuada. Mi “secreto” harta quinua y kiwicha.
La lactancia es una pista de campo traviesa. Hay malos y buenos días. Hay dolor, sí lo hay. Al principio hay poquita leche, es normal. Pero mientras más “practiques” y te quites toda presión de la cabeza, verás como consigues la meta de la lactancia materna.

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+