¿Cómo recuperarse de una cesárea?

9:15



Debo comenzar diciendo que todos los cuerpos son diferentes. Hay umbrales de dolor más altos que otros. Hay mujeres que son cesareadas y se recuperan muy rápido y otras que se toman su tiempo. Con baby Eli mi recuperación fue más rápida pero no menos dolorosa. El post operatorio fue doloroso pero ya sabía – dada mi experiencia previa – que cosas hacer para que me duela menos, además tenía que atender a mis dos cachorros. #nohabiadeotra

Siguiendo algunas pautas y recordando mi primera cesarea pude tener una recuperación rápida y exitosa.

No hablar. Cuando salgas de la operación, entra a un estado de eterno silencio, si puedes responde solo con la cabeza. No te olvides de empacar un cuadernito y lapicero para que así puedas expresarte y no tener que decir ni mu. Es difícil pero si no lo haces, corres el riesgo de llenarte de gases y sufrir un cólico. Cólico + herida = dolor extremo. Es más, días posteriores a la operación habla poco. Si de igual forma tienes gases, toma gaseovet.

Faja. Al día siguiente cuando la enfermera venga a despertarte y a pedirte que comiences a caminar, no la fulmines con la mirada. Solo es su trabajo. Mejor pídele que te ayude a ponerte la faja. En mi primera cesárea y en esta use una faja pulpo que mi abuelita guarda y es de una tela dura. Con la faja te sientes protegida y de esta manera te duele menos y puedes caminar mejor. Hoy en día hay varias empresas especializadas en la venta de fajas post operatorias.

Camina. En mi primera cesárea, literalmente, me quería morir del dolor. Cada paso que daba, era una tortura. Me dolía hasta el pelo. Solo quería estar sentada o echada. Sin embargo, caminar cuando te indica la enfermera es lo mejor y aunque no lo creas el movimiento nos dará una recuperación más rápida. No digo que te des la vuelta olímpica pero si puedes dar pequeños pasitos por tu habitación con la ayuda de un familiar. Un tip que aprendí es caminar tratando de levantar los pies, no arrastrarlos. También camina con la cabeza erguida para que no te marees. Es normal querer arrastrar los pies y caminar encorvada por el dolor, pero esto solo lo aumenta. Es mejor caminar erguida y levantando los pies. Caminar también ayuda a no llenarnos de gases.

Recuerda caminar acompañada de un familiar, dar pasos cortos pero levantando los pies, trata de caminar erguida aunque parezca imposible, no hagas movimientos bruscos y mantén la cabeza erguida. Para mejor resultado, camina una media hora después de que te hayan aplicado el medicamento para el dolor para aprovechar la dosis.

Haz ejercicios con los pies. Cuando estés en la cama recuerda mover continuamente las piernas, haz movimientos circulares con los tobillos  y trata de cambiar de postura dentro de tus limitaciones. No te apures tampoco porque puedes producirte más dolor.

Date un baño. Cuando puedas y siempre manteniendo tus movimientos limitados y la cabeza erguida, báñate. OJO: siempre pídele a un familiar que te acompañe. No es que no confíe en las enfermeras pero es posible de que sientas mareos o incluso te desmayes y por eso necesitas el 100% de vigilancia. Trata de bañarte con agua tibia y relajarte debajo del chorro de agua. Verás que te sientes renovada y con fuerzas.

Dieta. Después de mis dos operaciones, me MORÍA de hambre. Podría comer mi propio brazo. No había probado bocado más de 24 horas. Quería comer y tomar agua, pero lamentablemente no se puede hasta que te digan que estas lista para comer DIETA BLANDA. Mientras estés en el hospital no comerás otra cosa que dieta blanda. Así que si te provoca comer una hamburguesa no podrás hacerlo al menos en diez días. Como les dije, el mayor enemigo de una cesareada son los gases. Por eso es importante levantarse, caminar y comer muy ligero.

Finalmente, ten mucha fuerza. Al principio es difícil pero con ayuda y siguiendo algunas pautas te recuperarás muy fácil y te sentirás mejor en poco tiempo.

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+