Triunfos maternales

8:26



En la maternidad es muy común y normal cometer errores. No queremos, nos cuesta aceptarlos y nos sentimos las peores del mundo, sí. Pero pasa, todo el tiempo. Sin embargo, hay momentos que saben a gloria. Hay momentos que tú dices: Soy una winner. Ya estoy en la zona.

Sin bien es cierto que hay que ser humildes y seguir con cuidado por el camino de la maternidad, no hay que minimizar esos momentos. Así que saca tu mejor paso de baile, camina por el paseo del triunfo y canta: we are the champions.

Estos son algunos momentos de gloria que he tenido y quizá tú también:

Dormir a tu bebé. Al principio no sabes cómo tu lindo bebito se “apaga”. Pruebas lo que te dice tu abuelita hasta lo que te dice la vecina chismosa. Intentas todo. Hasta que por fin pasa, se duerme. Y al día siguiente también. Y al día siguiente igual. Empieza a ser demasiado “bueno para ser cierto”, pero disfrútalo. Una estrellita para nosotras.

Dormir más de seis horas. El sueño es demasiado importante, ¿se han dado cuenta? Bueno, cuando por fin ya sabes dormir a tu bebé y este duerme más de seis horas, al principio te aterras. Te levantas para ver si no pasó nada. Te levantas para ver si respira (mi papá hacía esto). Estamos en negación, tantas noches sin dormir nos hacen creer que siempre estaremos como zombies. Pero pasa. Finalmente tu pequeño duerme más de seis horas. ¡Saltemos juntas! ¡Yeeeeh!

Se le fue la fiebre. Todas con algo de experiencia sabemos que la fiebre se irá y que es un mecanismo de defensa. PERO IGUAL QUEREMOS QUE SE LARGE. No quisiéramos que nuestros hijos se enfermen nunca. Cuando por fin la enfermedad sale por la puerta, es como uffffffffffffffffffffffff, por fin. Sale el sol, tu casa cobra vida, sonríes otra vez y la vida continúa.

Comer algo sentada y caliente. Al principio comes lo que tengas y cuando puedas. La alimentación es súper importante pero seamos realistas: tu bebé es prioridad. Si por un lado tienes a tu bebé llorando por un cambio de pañal o por el otro una comida caliente, obviamente vas a priorizar a tu bebé así tu estomago haga sonidos obscenos de hambre. Pero cuando por fin comes algo caliente y ya llevas sentada más de 15 minutos, es un winner time. Ves tu reloj y dices: LLEVO AQUÍ SENTADA 15 MINUTOS. Disfruta esa comida, eh.

Estar a tiempo. Son momentos contados pero mágicos. Te hacen creer en milagros otra vez. Cuando tu bebé está listo, tú estás lista, tu esposo está listo, TODO está extrañamente listo. Comienzas a repasar mentalmente lo que se te olvida. Pero no. Todo está bien. Mueve esas caderas y baila el ritmo del triunfo.

Tener relaciones sexuales. Las mujeres también lo necesitamos. Ya sé que llevamos años luz de no querer contacto físico con el esposo. Todo es muy caótico. Pero llega el momento que quieres el cariño, el amor, y el placer de tu pareja y OBVIAMENTE él también (sobre todo él). Cuando por fin se concreta, es un winner total. Tienes un bebé, una casa, tienes sexo… solo falta el dinero ja,ja,ja.

Te dicen que lo estás haciendo bien. Te da mucho miedo cometer errores pero ya estás harta de escuchar a cada rato: ERROR, ERROR, NEXT… Sabes que es un proceso y no vives de los comentarios de nadie, pero cuando alguien te dice: Estás haciendo increíble o eres una buena mamá; tocas el cielo, se te sale una sonrisa sin quererlo. Atesoras ese cumplido porque ese SÍ es un lindo cumplido. Te sube el ego.

No todo es error, hay momentos gloriosos y está muy bien celebrarlos.

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+