¿Los modales se quieren volver mitos?

9:14



A veces ando en transporte público. La verdad de vez en cuando me hace bien porque así puedo “interactuar” con las personas. Me gusta observarlas, escuchar las ocurrencias de los niños y de paso hacer un poco de hígado.

Esta ciudad se vuelve insoportable día a día. No solo por la delincuencia que crece a pasos de mamut sino que las personas patológicamente están cada vez más molestas.

Cuando estoy en transporte público, siempre SIEMPRE hay alguien que grita a alguien, pocos piden permiso, o por favor, o gracias. Ni que decir de los asientos reservados. Los carros van tan apretados que no hay espacio para “preferencial”.

Es extraño levantarse y soltar granadas. Como si en el desayuno se hubiesen comido un pan con dinamita y tomado leche con fuego. Claro, nadie sabe lo de nadie, cada uno libra sus propias batallas internas pero no creo que sea excusa para no tener modales.

Hace unos días me subí a una combi y sin querer, mi cartera chocó el hombro de una señora. La señora me empujó. #hubierabastadoelmirarmefeo

Le pedí disculpas de igual manera. Pero ella seguía vociferando.

Luego subieron unos niños que quisieron sentarse a lo loco sin pedir permiso.

Vi a una mujer tirarle el dinero al cobrador y cuando este le dio su boleto, ni gracias le dijo.

Me puse a pensar que los buenos modales se van perdiendo con el crecimiento de una nación. Mi abuelita dice que mientras más avanzamos urbanamente, más burros nos ponemos.

Por eso, hijo, entiende que a pesar de que estés muy ocupado o lleno de situaciones, es agradable y educado tratar bien a las personas. No todos nos responderán de la misma manera pero podemos hacer una diferencia. Recuerda no importa cuán altos sean los edificios de una ciudad si las personas que lo habitan no saben decir gracias, por favor o disculpa.



Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+