Yo me enamoré de una mujer

9:23

Me enamoré de sus besos, de sus abrazos, de su voz, de su risa, de su cariño y sobre todo de su amor.

Ella también se enamoró de mí. Lo sé. Siempre lo hacía saber. Estuvimos juntas en la salud y en la enfermedad. Estuvimos juntas en lo próspero y en lo adverso. Parecíamos un espejo cuando estábamos juntas.

Tuvimos peleas, sí. Pero también cientos de reconciliaciones. Éramos diferentes, pero nos sabíamos entender.

Ella se reía de mis payasadas y yo me reía de sus ocurrencias. Ambas reíamos mucho cuando estábamos juntas. La risa era poderosa entre nosotras.

Ella me escribió mi primera carta de amor (que aun atesoro). Yo le recité su primer poema.

Nos compartíamos todo. No había secretos. Era un amor puro, leal e incondicional. Era un amor bonito que se sostenía en la confianza y en la sinceridad.

Ella sabía mis gustos. Sabía que mi color favorito es el negro. Sabía que me encanta la mostaza y la salsa tártara. Sabía mi canción favorita y siempre la ponía cuando limpiábamos nuestra casa. Sabía todo de mí. Me conocía al revés y al derecho. Tenía mucha ventaja porque conocía mis fortalezas y mis debilidades.

Caminábamos de la mano y abrazadas. Jamás me cansaba de ella ni de su amor. Ella tampoco de mí. Era una relación perfecta.

Un día ella tuvo que partir. Yo me tuve que quedarme aquí.

Desde ese día, no he vuelto a ser igual. No hay día que no la eche de menos. Extrañarla solo aumenta con el tiempo. Nuestro amor claramente trascendió.

Es fácil seguir amándola porque yo me enamoré de una mujer llamada: MAMÁ.




 Todos los días recuerdo algo bueno de ti. Celebro el amor que nos tuvimos. ¡Feliz día de la mamá, gordita!

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+