Preguntas incómodas cuando eres madre

8:57



El humano es un ser muy curioso y pregunton. Si deseamos saber algo, preguntamos, eso es lo normal y sano pero hay un ligero límite entre preguntar y preguntar sin tino. Podemos preguntar pero hay límites y tenemos que saber hasta dónde llegar. Eso es vital para que nadie te tire una patada voladora. #LaVentanitaescinturonnegro

En el mundo de madres, lamentablemente abundan los preguntones sin tino. A veces me pongo a pensar si realmente lo hacen por curiosidad (ingenua) o por hincharme los ovarios (no tengo lo otro).

Aquí te quiero compartir una selección de preguntas INCÓMODAS

¿Cuándo vas a darle un hermanito a tu hijo?
Una clásica. Si estás embarazada y eres primeriza, agárrate porque te la van a hacer TODO EL TIEMPO. A mí me la hicieron al día siguiente de dar a luz. Imagínense a una Luz muy adolorida, con ganas solo de estar con su retoño y que venga alguien y te diga: ¿y para cuando el otro?

¿Otro qué? No entiendo, acabo de dar a luz, vete a bañarte.

Y el chiste no se acaba ahí porque si solo tienes un pequeño te preguntan cuándo le das el hermanito, que ni siquiera tu hijo te ha pedido, para que juegue con él. ¿Qué pasa si no queremos? ¿Qué pasa si hemos decidido tener solo un niño?

Yo solo sonrío y digo: tendré otro niño cuando me pagues la póliza educacional. #cuesta

¿Estás embarazada otra vez? ¿Tan pronto?

NO, NO ESTOY EMBARAZADA, ESTOY GORDA. El hecho que sea talla M (tirando para L) no significa que esté ocultando un embarazo. Y si así lo fuera, creo que no es la incumbencia de nadie. Ok, medio que se puede confundir gordura por embarazo, pero preguntarme “¿tan pronto?”, no es de tu incumbencia. Si me quiero llenar de hijos, es mi problema. #hedicho

 ¿Ya lo pasaste a su cuna? ¿Ya duerme solo? ¿Por qué lo cargas tanto?
Esas preguntas con sabor a crítica. Son las típicas preguntas sobre crianza. Esas preguntas que te hacen cuando estas tomando lonche o visitando a un familiar. Te lanzan la pregunta “inocente” y “super buena onda” y todos te miran. Si respondes: sí. Te llueve los “consejos”. Gracias, pero en mi casa manda mi esposo y yo. Sí mi hijo duerme conmigo. Sí lo cargo. No es tu cama, no son tus brazos. #nextquestion.

¿Cuándo vuelves a trabajar?
Tal vez nunca, me gusta vivir de flojonaza – es una respuesta que cruzaba mi mente de vez en cuando.  Si estoy trabajando, te preguntan si ves a tu hijo. Si estoy en casa, te preguntan cuándo volverás a trabajar. Ni chicha ni limonada, como diría mi abuelita. ¿Por qué no me dejan disfrutar de mi licencia? Ya habrá tiempo de pensar en mi trabajo, además acá en la casa tengo mucho, no me pagarán pero sí que chambeo harto. Será la decisión de mi esposo y yo. #salesobrando


Sea como sea  te harán alguna pregunta incómoda y espero que salgan bien librados y con el mejor humor. A veces la gente está esperando la respuesta correcta para no volver a hacer esas “preguntas”. Sé creativa, ja,ja,ja.

Besos,
Mamá Luz

Fuente de foto: www.bebesymas.com

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+