Te amo por quien eres

9:26

Honguito, a mí me gusta abrazarte. Me gusta besarte y sobre todo me gusta hacerte sentir que te amo todo el tiempo. Papá tiene la misma filosofía. Juntos te llenamos de todo el amor que nos sale.

Sin embargo, debo reconocer que para otros no es tan fácil. ¿A qué me refiero? Pues la siguiente anécdota es la que sin duda pasan muchas mamás con hijos varones:

Estaba dándote unos sonoros besos cuando un tío me dijo: No lo beses tanto porque a los hombres no se los mima tanto. #aguantatucochecuñao. Le respondí: a mi hijo lo beso todo lo que se me dé la gana. Obviamente proseguí con nuestra sesión de besos. El tío movía la cabeza en señal de desaprobación.

Como esa anécdota, tengo miles. Y me pregunto: ¿A los hijos se les debe dar menos amor que a las hijas? ¿Se les debe negar el cariño simplemente porque su género no se los permite?

Me parece tan jalado de los pelos negarle un abrazo o un beso a mi niño o no consolarlo cuando este llore porque a los varones se les trata diferente. A los varones se los trata rudo, fuerte, como machos, dicen. Si lo crías “bonito” con “cariño”, tu hijo se puede “ir” por otro camino, dicen. A los varones se los cría para tener varias chicas, mientras más mujeres tengan, más macho es, dicen. A los varones se les permite llegar tarde, se les permite tatuarse, se les permite ver porno, se les permite vestir con lo que quieran, eso es lo que dicta la sociedad, sino no estás en nada, dicen. A los varones se los “entrena” para ser futbolistas, nada de ballet ni gimnasia, esas cosas son mariconadas, dicen.

Pues aunque todo eso suene – para mí – irracional – es lo que es. Es la realidad. Es así como te etiquetan. Pero soy tu madre y a mí me importa un pepino lo que dicte la mayoría en relación a este tema.

Como tu madre te voy a abrazar, besar, mimar, decirte lo mucho que te amo hasta el fin de mis días. Te voy a consolar y poner mi hombro para que llores. Como tu madre no te voy a aguantar tonterías de que estoy con fulanita y menganita. Si quieres, respeta. Si amas, respeta. No importa a quien ames, sea hombre o mujer, respeta porque tu quisieras lo mismo y eso sí es lo natural. Como tu madre, no te voy a dejar que hagas lo que quieres mientras vivas bajo mi techo. En mi casa no hay hombres o mujeres, en mi casa hay personas que se aman y se tienen mutua consideración. Como tu madre te alentaría desde primera fila en tu recital de ballet, así como también en la cancha de fútbol. No importa lo que elijas, jamás será impuesto por mí. Un talento se explota sin mirar si eres hombre o mujer. Y sobre todo como tu madre, te daré todo y cada uno de mis consejos, te hablaré claro, franco y mirándote a los ojos. Te abrazaré, besaré y achucharé hasta que mis brazos ya no puedan más, tanto de niño como de hombre. Y lo mismo haré si tengo una hija.

Mi aún niño, te amo, eso jamás va a cambiar porque seas hombre. Somos tan únicos, que no podemos etiquetarnos de esa forma. Sea cual sea tus decisiones, espero que sean en base a lo que deseas como persona y no como varón. Siempre y cuando seas feliz y no lastimes a nadie, mamá estará muy orgullosa de ti.



Te ama,

Mamá Luz

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Que lindo post Luz! Comparto totalmente tu manera de pensar, nosotras como madres de varoncitos sentimos a diario las criticas de la gente, pero al igual que tu, me importa un pepino lo que me digan, NADIE ME PUEDE DECIR COMO CRIAR A MI HIJO! Y mientras tenga vida, lo llenare de besos, de amor, de comprensión y también lo corregiré cuando sea necesario (amé la parte de fulanita y menganita, tal cual!)...sigamos criando hombres de bien :)

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+