A pasos agigantados

9:15

En menos de dos meses cumplirás 3 años. Te miro y no lo creo. Es la negación que tenemos todos los padres, no lo dudo. A veces quisiera detener el tiempo. Sales con cada palabra o frase y yo me quedo de una pieza tratando de descifrar donde te la aprendiste.

Creces como la espuma y no me quiero quedar atrás porque se me anuda la garganta y mis miedos afloran. He conseguido en mantenerlos a raya pero uno que otro siempre me saca la vuelta y aparece sacándome la lengua.

Soy una mamá de 26 años con un hijo de tres años. Si hace unos cuatro años alguien me dijera lo que hoy vivo, lo miraría y luego me reiría en su cara pelada. Ahora soy una madre control freak de 26 años con un hijo maravilloso y rebelde de tres años, un papa con paciencia de oro y una gata casi tan loca como la familia que la acogió.

¿Por qué creces tan rápido?, me martirizo. Seguro fue lo mismo que se preguntó mi mamá y mi papá. Sin embargo, no puedo dejar de hacerme esa misma pregunta y cuando te vea hecho un hombre me volveré a hacer la misma pregunta. Siempre pensaré en ese 09 de mayo del 2012 a las 6:20pm cuando saliste de mí y lloraste y lloré también no solo porque me estaban cortando sino porque había llegado un milagro y yo era parte de ese plan.

Me recuerdo a los 23 años y luego a los 26 y wow, hemos viajado a pasos agigantados. Quisiera que des pasos más pequeños para poder saborear más cada etapa, pero el tiempo apremia y tú solo quieres demorarte tu pequeño gran mundo.

Tus limpios ojos tienen una iluminación especial, se prenden como un foquito que iluminan toda una habitación. Miran sorprendidos ante cada oportunidad que la vida le regala. Vives feliz haciéndote grande y siendo más independiente. Repartes sonrisas con descaro y ofreces un saludo a todo aquel que desea escucharte. Para ti no son simples personas, para ti son amigos, hermanos, choches, tíos, etc. Aceptas la vida como viene pero te frustras cuando no salen las cosas como quieres porque tu espíritu no entiende. Alegras corazones y repartes papel higiénico cuando ves caritas empapadas en lágrimas. Gritas y saltas mucho porque así, según tú, se llega más rápido a la luna. Dejaste el pañal y enfrentaste tus miedos al agua. Vives imaginando que eres un power ranger rojo y salvas todos los días a alguien.

Te mueves a pasos agigantados y esta aprendiz de mamá corre junto con papá para seguirte, a donde tú vayas.




¡Allá voy!

Besos,
Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+