Mamá también fue niña

8:44

No siempre tuve este tamaño. También fui – soy – hija y también usé pañales. No creas que siempre fui tu mamá. Hace mucho fui una niña pequeña como tú, aunque a veces yo también me olvido que lo fui.

Hace unos sábados tuvimos una fiesta. Era en un local conocido de fast food. Tú estabas muy ansioso por entrar a los juegos, solo que los juegos eran muy grandes y tuve mis dudas. Sin embargo, aproveché de que estaban vacíos e hice que subieras conmigo. Hace taaaanto que no me subía a un juego. Tu cara estaba iluminada por esa emoción de probar algo nuevo. Te resbalaste por primera vez de un juego para niños más grandes. Escuché tus carcajadas por ese logro. Cuando quise bajar por otro camino me di cuenta que ya estaban subiendo niños. ¿Ahora cómo me bajo? – me dije preocupada. El único camino era la resbaladilla. Chequeé si entraba (pensamiento de gorda) y me lancé.

Solo puedo describirlo como WOW. No recuerdo haberme divertido tanto en mucho tiempo. Ya sé porque a los niños les gusta tirarse tanto de esos juegos.

Ante la mirada atónita de Papá Caco y demás padres, salí como si tuviera 2 años otra vez. Mi corazón estaba en brincos. Incluso me hice un rasguño pero no me importó.

Sentí alegría y pena a la vez. Alegría porque pude sentir ese placer que siente los niños ante algo tan emocionante como un juego, y pena porque había olvidado la sensación de ser tan espontanea como un niño.

Me estaba olvidando que las cosas más pequeñas son las que te dan esos calorcitos de alegría en el corazón. A veces lo olvido por cumplir mi papel como mamá o por cumplir mi papel como profesional.  A veces olvido de mi verdadero yo.

Gracias, hijo, por hacérmelo recordar. Es fantástico sentirse como un niño.Tener algo de niño no está nada mal. Recordar que nos hacía feliz en nuestra infancia y sonreír con todos aquellos recuerdos.


Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+