M de Meditación

9:16

Te acuerdas, honguito, que en este post te conté sobre las 2 “M” que aplicaría a mi vida. Bueno pues, te quiero contar sobre la primera M llamada Meditación.



¿Qué es la meditación?
Partimos del concepto de meditación. Pensar detenidamente, con atención y cuidado, reflexionar. Y es que pensar, con atención y cuidado, con sinceridad y honestidad, es lo mejor para tomar decisiones, corregir errores o alentarse en un nuevo proyecto.

La meditación para mi es fundamental desde que te tengo en mi vida. Como sabes, pasé muchas cosas antes de tenerte, por eso que meditar me sacó – en parte – del hoyo negro donde me había quedado estancada.

¿Cómo lo hago?
Las mamás no tenemos mucho tiempo. Usualmente siempre corremos contra el reloj y tenemos que aprender a organizarnos bien para el día a día, así que la mejor forma de meditar es hacerlo antes de que todos se levanten. Me levanto a las cinco y cuarenta y comienzo por agradecer a Dios por un día más de vida. Luego rezo y comienzo a meditar. Siempre sale algo a relucir. Es como si pusieras agua y corchos. Los pensamientos son como los corchos que salen a la superficie. Trato de dejarme llevar y meditar sobre un problema, preocupación o reflexión en particular.

¿Por qué la meditación?
No es que yo sea una persona paz y amor todo el tiempo. Medito porque justamente tengo pequeñas batallas mentales que no me permiten dar el siguiente paso. Soy una persona muy apasionada, me emociono fácilmente o no “pienso” con detenimiento y – aunque en ciertas ocasiones sirve ser así – hay cosas que sí merecen nuestra concentración.

No vayas a creer que ando golpeándome el pecho todo el tiempo. Tampoco que solo los que creen en Dios pueden meditar. Todos podemos hacerlo ya que meditar te permite conocerte mucho más, te permite enfrentar cara a cara todos tus pensamientos de una forma sincera.

¿Me ha servido la meditación?
Sí. Me ha enseñado a conectarme con mis pensamientos, esos de los que no cuento a nadie por miedo, vergüenza o intimidad.

No es que antes haya sido un mostro loco pero sí estaba algo “fracturada” mentalmente. Todo era para mí negro o blanco. Pero me di cuenta que también hay bonitos tonos grises.

Meditar está al alcance de todos. Solo necesitas tomarte un tiempo para ti y listo.

Besos,

Mamá Luz

*Foto extraída de internet

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+