Llama de la pasión

9:53

Vamos a ver…

1.       Este post te lo guardas cuando tengas unos 18.

2.       Si lo lees antes, eres un marrajo y bueno, nada, ya lo leíste pues.

Continuemos…

Oh, sí. La llama de la pasión. Muchos dicen que cuando tenemos hijos, no hay que descuidar el matrimonio y siempre tener encendida “la llama”. Eso es cierto; es sano, sanísimo, ultra recomendable pero del dicho al hecho hay mucho trecho my darling. Este consejo usualmente se lo dan a las mujeres en su rol como nueva mamá.

Es que al convertirte en una inmediatamente cambias. Sí antes te paseabas con tu babydoll de seda ahora agarras el polo MÁS ancho como pijama y de yapa usas medias con sandalias (¡Sexy!). Estás ojerosa, despeinada, la ducha de 30 minutos paso a 5 minutos, si es que hay tiempo. Comes casi parada. Tu esposo te dice que te ves linda pero te sientes como si tu cara podría ser detectada por el antivirus: POTECIALMENTE PELIGROSO – DANGER.

En fin, te sientes más mamá que esposa. Ahora tienes hijos y la llama de la pasión va apagándose. No es porque lo ames menos sino porque ahora tienes más CHAMBA y quieres menos sexo para poder dormir más. #laverdaddelamilanesa

La llama de la pasión

Analicemos nuestra vida de antes, solo para fines humorísticos, porque si no te ríes de esto, ¿Quién lo hará?

La cita:
Pareja sin hijos: Van a un exclusivo restaurante, piden lo que se les venga en gana. Ríen, coquetean, ese vestido ultra pegado te queda fabuloso, y él huele divino. Comen buenazo, deciden irse a una disco, total la noche es joven.

Eres tan hermosa

Padres: Llamas a tu mamá, a tu suegra, a la niñera. A alguien que cuide a tus niños una noche, solo una para sentir el aire de la calle. Te vas desconfiada. Antes de eso tus hijos hicieron la pataleta y luego de explicarles mil veces que volverás, negocias con ellos y por fin – media arrepentida – te vas. Hablan toda la cena de los niños y ya los comienzas a extrañar.



Viernes por la noche:
Pareja sin hijos: MILES DE PLANES. Primero los previos. Cenita. Además esa lencería lo dejará lelo más tarde.



Padres: Sales volando de la chamba o él viene volando de la chamba. Todos metidos a las 9:00pm en la cama con sus pijamas de polar. Van a ver por milésima vez Toy Story. Tal vez pidan una pizza. Se duermen a las 10:00pm.



Fiesta:
Pareja sin hijos: Otra vez te pones regia, estás perfecta, buen maquillaje, buena depilación. Sales tarde y regresas al día siguiente. Todo el día te quedas durmiendo.




Padres: Por fin alguien se queda con tus hijos. Te vas triste pero quieres pasarla bien. A la segunda copa le pides a tu esposo que ya no te sirva más porque comienzas a ver todo muy gracioso. A las 11:00pm estás cabeceando. Regresas a una hora decente pero te sientes destruida. Tu esposo quiere “seguir” pasándola bien pero ya son las 3am y necesitas dormir. Te metes a tu adorado pijama de Teletubbie. A las 6:00 estás levantada. No sabes cuándo dormirás otra vez.


La llama de la pasión puede regresar, solo es cuestión de organizarnos y confiar. Por el momento es lindo disfrutar a los niños y hacerle entender al esposo que no son ellos, ni somos nosotras, son nuestros hijos.




¡Disfruten con hijos o sin ellos, solo disfruten!

Mamá Luz

Fotos extraídas de Internet

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Tener hijos cambia todo en el matrimonio y como dices, no es falta de amor sino que el cansancio nos juega una mala pasada y solo quieres llegar a la cama y dormir un par de horas .
    Pero nada es imposible, no dejemos de escaparnos y regresemos a ser cómplices. Pronto los chicos se irán y solo estaremos los dos viejos amigos amándose como la primera vez.
    http://www.aquaoasis.com.pe/

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+