La psycho que vive en mí (y tal vez en ti)

16:43

Antes de ser tu dulce madrecita, yo era… uhmm… cómo explicarlo… bastante VIVE LA VIDA LOCA, hasta mi lema era: vive la vida y no dejes que la vida te viva (#buenasusy). Era nerviosa con algunas situaciones, pero bah, no pensaba mucho las cosas.

Hasta que me enteré que iba a ser mamá. Y dejando de lado el miedo mismo ante una noticia inesperada, la tristeza por la partida de mi mamá y otros temores por la situación, pensé que yo como persona no cambiaría mucho.

Y hoy dos años y 5 meses después, me he descubierto tendencias de psycho mom (no como mi quería Nathalie de psychomom, pero ahí estamos jajaja) y para tu deleite acá te enumero las más resaltantes:
-          Llamadas, llamadas, llamadas.- Tengo que llamar sí o sí a ver si comiste, si dormiste, si hiciste algo nuevo, si algo (CUALQUIER COSA). Mi pregunta para camuflar algo es: ¿Alguna novedad? ¿Algo nuevo que contarme? [Insertar cara de psicótica acá] Y si siento que me ocultan algo comienzo a bombardear con preguntas hasta marear a la persona y que me confiese la “novedad”.

-          Pufi.- Dentro del punto de arriba, una pregunta obligatoria es: ¿Cómo está su pufi? Mi abuelita siempre se ríe. Pero yo me lo tomo muy en serio. Y cuando estoy en casa, reviso tu pufi all the time. Ni bien terminas, la chequeo para cerciorarme de que todo esté en orden. #pufimaniaca

-          Chequeo.- En las noches le digo a papá que te revise de pies a cabeza y creo que papá ya lo hace sin pensarlo (de cansancio) y cuando me toca a mí también reviso desde el rulo número uno hasta la punta del pie. ¿Qué busco? Moretones, ronchitas, etc.

-          Preguntas.- Ahora que hablas más y das razón de varias cosas, es más fácil preguntarte sobre tu día, qué hiciste, qué jugaste… etc. Preguntas como quien no quiera la cosa.

-          Control freak.- Me pongo nerviosa y sudorosa si comes fuera de horario. Me pongo nerviosa y molesta si no siguen las indicaciones que dejo para ti. Incluso cuando eras bebé no dejaba que nadie te dé otros alimentos que no sean los que el pediatra y yo habíamos autorizado. No me importaba quedarme hasta tarde licuando, partiendo, sellando, escogiendo, pelando, dejando todo listo para que comas lo que YO había escogido para ti. Ni que decir la ropa. A papá le ha caído buenos sermones sobre la combinación de ropa.

Sé que pensarás: MI MAMÁ ESTÁ BIEN LOCA. Pero te aseguro que, si no son todas, la gran mayoría de mamás pasamos por esta etapa de psycho mom ya sea en temas de salud o en otros aspectos. También tenme paciencia, ¿sí?

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

1 comentarios

  1. me encanto! Todas tenemos un poco de spyco, para mi es no darle comidas muy condimentadas y que esté abrigada cuando hace frio afuera (como su papá no siente frio piensa que ella tampoco y luego se le caen los mocos)

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+