Mamá se enfermó... #Síclaro

10:04

Vas al médico porque te sientes hasta el queso. Te recetan pastillas, y el doctor te dice: REPOSO ABSOLUTO, DESCANSE. Con una sonrisa chueca le dices: Sí, claro. #Síjuan. Te vas con tus pastillas y tu sugerencia de “reposo”.

Todos te sugieren que descanses. Y te preguntas: CÓMO SE SUPONE QUE DESCANSE SI TENGO A UN NIÑO PEQUEÑO QUE ATENDER.

No es que me haga la mártir. Pero es cierto. Hay una época de la vida cuando nuestros hijos aún están pequeños donde enfermarte es algo que no te puedes permitir. Ya sea porque o eres mamá a tiempo completo y no tienes niñera y el esposo sale a trabajar o tienes niñera pero a tu hijo solo le provoca estar contigo. O tienes tanta chamba que estás pensando seriamente hacer un clon.

Dentro de mí sé que es normal, que esa época pasará y podré morir en mi cama (la más exagerada) pero mientras estés pequeño las enfermedades son una piedra en el zapato.

Como por el momento trabajo full time, lo que hago cuando me enfermo es venir a trabajar. Vengo a literalmente morirme en mi sitio. Los hago por dos razones: Una porque no quiero ser un foco infeccioso, no quiero contagiarte. Y la otra razón es porque acá puedo por lo menos preocuparme por tener pequeños descansos.

Ayer fue uno de esos días donde me sentía malaza (sigo sintiéndome así) y te dije: mami, se siente mal, quiere dormir. ¿Y sabes qué hiciste? Me acurrucaste y me dijiste: no pecupes (no te preocupes). Me quedé profundamente dormida acurrucada en tu pecho.

Hoy me siento un poco mejor. El hecho de saber que creces feliz y considerado me hace sentir mucho mejor. Gracias.

Besos,
Mamá


You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+