Al principio

10:55

No es fácil ser la nueva mamá en la ciudad (no, no, no). Nace un bebé e inmediatamente nace un madre y con ella aparece la señora Dudas.

La gran mayoría entra a un mundo paralelo, donde las hormonas nos juegan una mala pasada y la señora Dudas quiere presentarnos a su amiga la señora Miedos y hacerlos la vida imposible...

Mi historia de “iniciación” seguramente se parece a la de ustedes...

- Al principio tuve la manía de desinfectar todo, incluso hervía los cubiertos y si no me bañaba en lejía era porque papá prometió en enviarme a un sanatorio jajajaja.

- Cada vez que veía un cabello cerca a ti o en ti, se me salía el Hulk que llevaba adentro. Y no paraba ahí, no me detenía hasta encontrar quien había dejado el cabello. Los amenazaba a todos que si no tenían los cuidados pertinentes nadie te tocaría.

- Si alguien te cargaba, yo estaba ahí pendiente como búho. Con mis ojos de huevo bien abiertos, vigilantes, amenazantes, curiosos, en otras palabras, como ojos de loca. Tenía un pánico que te hagan llorar o que te pase algo. Y si llorabas, los miraba con una cara de: jamás te volveré a dar a mi hijo.

- Cuando comenzaste a dar luces de gateo, desinfectaba el sueño, por si las dudas, pero igual no dejaba que te salgas del tapete y si escapabas de papá, le caía el sermón de los mil años y le nombraba cuanta bacteria se me ocurriera.

- Ni que decir de la ropa; quería que fueras el muñeco. Si se te caiga un arroz, iba corriendo a cambiarte. Vivía con un montón de mudas en mi cartera.

- Para coronar, las enfermedades; la primera vez que te dio un resfriado, me culpaba tanto. Lloraba y me preguntaba qué había hecho mal.

Sé que deben haber más “perlitas” de mis primeros meses como mamá. Pero estas son las que resaltan y de las que papá hace pequeños monólogos imitándome (pobre hombre, como me soporta).

Hoy me acordé de todo esto porque habías agarrado un bizcocho y te lo llevaste a la cama y lo hiciste mugre. Te mire, me miraste y seguimos con la vida. No es que me haya vuelto descuidada solo que ahora tengo más control de mis emociones y dime ¿para qué complicarme más la vida si luego puedo limpiarlo? Ahora soy más fresh jajaja.

Sé que por ratos reaparece esos sentimientos de duda y miedos, pero ya no soy tan impulsiva como antes y aprendo de mis errores. Así es esto, no hay manual, ni guía, solo instinto y todo el amor del mundo.


Besos,

coooool


Mamá Luz

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Hola que tal?... :)
    te tengo un premio me gustaría que lo revises
    http://unamamicreativa.blogspot.com/2014/07/premio-best-blog.html

    Besos :D

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+