Mi cuerpo es ancho y ajeno

11:06

No se moleste Ciro por haber cambiado un poco el título de su libro, pero así me siento.

Verás hijo, cuando una mujer sale embarazada, muy aparte de su alegría, está también preocupada por su físico. No es que seamos superficiales pero una espera quedar igual o mejor que antes. Es lo lógico y natural.

Te cuento una historia, la mía.

Cuando quedé embarazada, una de las primeras cosas que me saltó a la mente fue “mi cuerpo se va a deformar”. Y peor me dijeron que si era niña no había vuelta que darle, iba a quedar mal. Quise tomarlo solo como un mito, una cosa casi supersticiosa pero cuando me dijeron que eras niño, no pude dejar de sonreír por ese tema.

Lo cierto es que mi cuerpo era delgado, tenía una bonita figura (flores para mí), y contigo me creció una súper panza, mi piel pedía chepi. Ni modo, tuve que untarme en crema pero igual mi piel cedió. Viniste al mundo y al siguiente día estaba bien fajada y con dolor de los mil diablos. La belleza cuesta y mi barriga lo sabía.

Sin pensarlo, la lactancia me hizo bajar todo el peso ganado, casi no tenía barriga, me miraba al espejo y me decía: oye, no has quedado tan mal  *guiño del ojo y luego una mirada de winner*

Lo había logrado, todos me decía que estaba muy bien. Me encantaba los comentarios “Luz, has quedado muy bien”. Mirada de winner para todos. Comencé a usar 28 otra vez. Los polos me quedaban bien. Pretty woman*, me decía.

Destetaste al año y tres meses. Tuve que hacer de tripas corazón y dejar que terminara esta linda etapa que me trajo muchas alegrías. Así como esa etapa terminó, así también lo hizo mi cuerpo “ideal”. Me comenzó a crecer el poporron, y la pancita comenzó a salirse. Según mucho, “estoy fuertecita”. Fuertecita mil polainas, quiero de nuevo mi cuerpo ideal, mamaaaaaaaaaaaaaá.

Ok. Admito que (jejeje) es mi culpa. Tras el embarazo mi apetito se incrementó, y no soy muy fan de los ejercicios. Es mi culpa que mi cuerpo sea ancho y ajeno. Es mi culpa.

Lo peor es que el poporron me sigue creciendo y gracias a un comentario de un “amigo” he tenido que comprar una fucking faja para desmentir los comentarios de “estás embarazada”.

Sé que algún día me reiré de esto, y prometo que haré ejercicios para andar haciendo más y quejándome menos.


Besos,

Mamá

* A veces suelto palabras en inglés porque mi subconsciente se cree gringo ajaja

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Me gusta tu honestidad, no solo con lo que dices sino también con tu forma de escribir. Definitivamente tu subconsiente gringo enriquece tu prosa.
    Te juro que a mí me cuesta escribir, tantas cosas que decir pero no sé.
    PD: ¿En serio lo destetaste al año y 3 meses?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario (me sonrojo)...Y sobre el destete, bueno él decidió dejarme hasta el año y tres meses, por mi le seguiría dando pero me choteó jajajaja

    ResponderEliminar
  3. jajajaja ay Luz :) yo tuve un cuerpo de embarazada precioso! pura panza!!! luego me di cuenta de que no podía seguir comiendo como cuando estaba embarazada porque el bebé ya no estaba en mi panza sino en mis brazos ;)
    me cuesta tanto hacer dieta!!! si bien he podido controlarme con los dulces, imposible dejar las harinas, sobre todo el pan!!! y si bien sé encaletar muy bien aquellos rollitos que quedaron de más, a mis bikinis hace rato les dije adiós!

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+