El orden de Mateo

10:16

Te levantas, me llamas para que también me despierte, me llenas de besos y me dices amablemente: Mamá, carros.

Mis ojos siguen pegados, además sin mis lentes de contacto soy casi un topo, y a duras penas alcanzo el pote de carros. Por fin te alcanzó los juguetes, y quiero tirarme a mi cama una vez más pero no puedo dejar de verte, así que me quedo mirándote y tratando de no dormir.

Nos levantamos, y mientras ordeno lo que desarreglaste, ya has corrido al cuarto de juegos a comenzar tu día. Sales de ese cuarto con algunos juguetes rumbo a la sala. Sigo tus pasos, y mi corazón brinca. ¿CÓMO EN SOLO 5 MINUTOS EL CUARTO PARECE UNA TRAGICOMEDIA? Ordeno lo que puedo y me voy a la sala, hay un montón de juguetes que me muestra a donde fuiste. Ahora estás en tu silla con otro tanto de juguetes.



Solo ha pasado treinta minutos.

Terminamos de desayunar y corres al cuarto. Miro hacia la sala y hasta la casa de la gata está desordenada. Maúlla a modo de protesta.  

Ok. Aquí nos detenemos un poco.

Tengo un problema serio con el desorden. Realmente se está volviendo un problema y siento que si no paro o pongo de mi parte por entender me volveré (más) loquita. Mi problema es que quiero tener todo ordenado pero no me he puesto a pensar que tú eres solo un niño. Un niño pequeño que me “ayuda” a ordenar pero que prefiere el juego y es totalmente normal.

A veces pongo cara de asterisco y quisiera patalear como niña porque desordenas todo en menos de cinco minutos. Vivo correteando por toda la casa pensando que en algún momento pararás y tendré la casa de mis sueños. No está mal ser ordenada y limpia pero mientras estés pequeño tendré que entender que tú, sí tú, eres un ser humano con necesidades y que estás aprendiendo todavía de este (loco) mundo.

Discúlpame si soy exagerada, realmente trataré de respetar tu juego. Y sí estoy haciendo esta mea culpa, es porque con el pasar de los días veo de primera mano cómo estás dejando de ser el bebé que solo estaba echadito para convertirte en el niño creativo que ya inventa juegos. Realmente es toda una bendición.
Los adultos también nos equivocamos.

Besos,

Mamá Luz

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+