Temor y felicidad

10:50

Mamá teme…

Cuando recién naciste no podía con la felicidad. Estaba un poco abrumada con este cambio, no lo voy a negar, pero sabía que eras lo que tanto había esperado.

Sin embargo, al transcurrir los meses mi felicidad se vio opacada por las inseguridades y temores. Me ponía a llorar en el baño porque el temor me estaba venciendo. Tú estabas ahí tan lindo, tan mío, tan todo y yo me sentía minúscula.

Tantas cosas pasaban por mi mente pero a lo que más le temía era a la felicidad en sí. Es algo complicado, bueno las mujeres de por sí somos complicadas pero pensaba que tanta felicidad no podía ser cierta. Temía que algo malo nos pase, ¿tanta felicidad para mí?, no lo creía.

Una vez alguien me dijo que no tenía que temer ya que no era 100% feliz porque no era rica, ni tenía el trabajo soñado. Puse mis ojos como platos y dije: SOY FELIZ, TENGO EL HIJO QUE TANTO QUERÍA, SOY FELIZ Y ESTOY ASUSTADA. Estaba asustada como una hoja en una noche de invierno. Temblaba al pensar que algo nos podía suceder.

Un día mientras limpiaba mi escritorio encontré una foto de mi mamá. Me acordé de ella. Claro, como no lo pensé antes. Busqué mis cartas que mi mamá escribió para mí y ahí estaban las respuestas a mis temores. Mi mamá siempre me decía que el miedo no te puede consumir, sino uno tiene que consumir el miedo. Si bien todos tenemos temor a algo, no podemos vivir con miedo porque dejaríamos de vivir.

No podía dejar que mis vivencias tristes me autosaboteen. Tenía que disfrutar el momento, disfrutar el ser madre, dar lo mejor de mí y si temo reflexionar y pensar que las malas experiencias no deben generarme malas expectativas.

No siempre estaremos con una sonrisa las 24 horas del día, pero si podemos estar tranquilas y pensar que tendremos un momento mejor.

"La felicidad es íntima, no exterior; y por lo tanto no
depende de lo que tenemos,
sino de lo que somos"


Besos,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+