Mini huerto

10:45

Hace un par de meses tu papá estaba persiguiéndome con la idea de hacer un mini huerto en la azotea de la casa. Estaba un poco reacia al principio porque no tenemos mucho tiempo y realmente no sabía si iba a funcionar. Fui la más pesimista porque pensé que nos olvidaríamos de las plantas y morirían. Será porque eso me pasó con mi platita Daria.

Al fin acepté y me llevó a comprar las semillas de verduras y de flores, abono, etc. Él estaba muy emocionado, parecía como si estuviera regalándole juguetes (ese será otro post jajaja) y me repetía lo bien que iban a quedar y lo beneficioso que es tener alimentos propios sin pesticidas y lo mucho que te iban a gustar. Aprovechó las botellas que habíamos reciclado para hacer sus macetas, con lanas hizo las cuerdas y se quedó una noche armando todo para nuestro mini huerto.

Compró humus y vitaminas para sus amadas plantas y todas las mañanas o noches subía a darles su agua y verlas crecer. Una mañana bajo emocionado diciendo que sus plantas ya estaban brotando y yo con cara de incrédula subí a ver. Efectivamente, las plantas estaban naciendo. Te llevamos con nosotros y tú feliz saltabas y sonreías. Desde ahí acompañas a papá siempre que puedes a regar las plantas y a contagiarles tu felicidad. Me encanta verlos disfrutar y sobre todo me gusta ver como esa actividad los une aún más.

Con tu manito gorda riegas las plantas, les sonríes, las acaricias y nos preguntas que es lo que está pasando. Te explicamos que pronto nacerán más plantitas y con ellas sus hijos. Tú dices: OHHHHHH y te quedas mirándolas.

Tu papá estaba en todo lo cierto. Tener un mini huerto nos ha traído muchas alegrías y no tengo dudas que nos traerán muchas más. Ya tenemos planes de poner otras plantas y flores. Por el momento tenemos ají amarillo, perejil, tomate, espinaca y girasoles. Son cuidadas con mucho amor. 

¿Ustedes que dicen, se animan?








Besos,

Mamá

You Might Also Like

1 comentarios

  1. A mí me parece una idea genial.
    En una época tenía en un rincón del jardín, cerca a la cocina un huertito con hierbas aromáticas, es decir, perejil, menta, romero y esas cosas. Yo era feliz, pero tenía que pelear con los pájaros, las babosas y las lagartijas. Al final sólo me quedé con el romero, que ahora es un arbusto hermoso.

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+