Cuando me hablas...

11:27

Cada fin de semana es mágico porque te puedo disfrutar a plenitud. Si bien de lunes a viernes estamos mañana y noche contigo, no es lo mismo que tenerte todo el día y ver cuán fuerte, grande y grandioso te has vuelto. Eres un pequeño gnomo con personalidad, carácter y grandes intenciones.

Mi espalda puede poco, pero mi corazón aguanta todo.

Amo cada instante, así sea las 6:00am y tu vocecita me diga: mamá, agua; mamá, teta. Reniego por el sueño pero cuando empiezo a pararme es cuando tu risa engaña al más colérico de este mundo.

Amo que te bajes sin zapatos de la cama y corras por todos lados en busca de la gata. Gataaa, Miaaaa, Gataaaa.

Amo alistarte, ver que sabes la mayoría de partes de tu cuerpo, y cuando por fin terminamos corras a tu colonia y grites: eine, mamá, eine, agarrando el peine con tus manitos gordas.

Amo cogerte de la mano y caminar junto a ti. Tu dedo señala a todas direcciones buscando respuestas y a cada afirmación le sumo un suspiro. Quees, quesesho, mamá.

Amo ir en el auto y que mires hacia la ventana gritando: carrrrrooo, carrrrro, mamá. O mires por el sunroof y digas: avón, mamá.

Amo que me ayudes escoger las compras, mi pequeño asistente. Amo verte sentado en el asiento del carrito de compras y que si tienes miedo agarres mi mano. Pollo, huevo, mamá sueles decirme porque es lo que más se te antoja.

Amo almorzar juntos, pues nunca te haces de rogar, eres muy cortes con la gente, los saludas como viejos amigos y les das la mano como presentándote. Hola, Mateo, gata, carro, y tren. Es para ti decir: Hola, mi nombre es Mateo. Tengo una gata. Me gusta pasear en el carro y ver Thomas el tren.

Amo verte correr en el parque. Ríes, gritas, corres y si ves a un perro o gato gritas: gua, gua, perro, ven ven. Gatooooo, ven, ven.

Amo que me ayudes a guardar todo en la casa. Toma, me dices. Te encanta que te agradezca y al término dice un gran: yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Amo verte colorear. Agarras el color azul y exclamas: ashulllllll. De tu caja de colores es la crayola más desgastada.

Amo que nos tiremos de panza en la cama a ver televisión. Si lo cambio me dice: tele, mamá. Si ya se terminó tu momento de ver tele dice: apaga, mamá.

Amo tomar lonche junto a ti. Tu ritual es que te pongamos música de HI5 pero últimamente te inclinas por David Guetta y Linkin Park. Ya van dos veces que cuando te quiero poner HI5 me dices: ñoooo, ñoooo moviendo tu cabecita. Y si te digo ¿quieres otra música? Tú respondes: seeeeee. Ni bien te pongo el electro, comienzas a moverte. No puedo comer panetón sin ofrecerte. Puedes ver un paneton a miles de kilómetros de distancia. Paetón, mamá.

Amo bañarnos juntos y reírnos de las muecas y revoltijos que hago con mi cabeza. Te gusta y por eso me dices: massshhh mashhhh.

Amo irnos a dormir. Te acomodas en mi pancita, coges una mantita, teta en mano y me dices: tamo, mamá.
Misión cumplida, pues desde que comenzaste a hablar, es todo lo que quise escuchar.

Te re-ama

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+