Buscando límites

11:45

El ser humano tiene fases. Y las mamás no queremos entenderlo. Si nuestro niño o niña comienza a cambiar, entramos en pánico. ¿Será normal? ¿A tu hijo le paso esto? ¿Cómo podré corregirlo? Son tres de las 183834302320274844 preguntas que nos hacemos a diario por nuestros hijos. Conozco a mamis más tranquilas, pero son contaditas, la mayoría y sobre todo las primerizas somos freaks totales. Me incluyo, hijo.

No es nuestra intención, solo que es tan nuevo todo que cada llanto o cada nueva fase pone en prueba nuestra paciencia.

Si vengo con todo este rollo, es porque estás T-R-E-M-E-N-D-O. Hace un par de semanas estás mandón/renegón/demandante/llorón/gritón y etc. Si te digo no, entras en llanto, si te digo ven, entras en llanto, si te digo sí, entras en llanto. Reniegas, pataleas, mueves los brazos, gritas, acusas, y yo me quiero tirar de las escaleras. A veces quiero salir corriendo pero debo permanecer de pie y mostrarte quien o quienes son los que mandan aquí. Sé que nada de lo que haces lo haces con maldad, come on, eres un niño feliz y alegre pero últimamente has entrado en una fase de llantos y gritos. Miro con cierta nostalgia cuando tenías solo 1 mes y eras un ángel, tranquilito, risueño y ¿quién cambió a mi bebé?

Me has hecho 3 pataletas grandes. Papá y yo nos mirábamos y fue como si dijéramos: adiós, amor, siempre te amaré. Sé que suena gracioso pero no es broma. Hemos hecho muchas cosas sabes. Primero, te hablábamos bonito, tratamos de calmarte, y tú gritabas más. Fallo 1. Segundo, papá te cargaba, te decía enérgicamente que te calmes y tú le pegabas y gritabas más. Fallo 2. Tercero, mamá gritaba, perdía la paciencia y te dejaba llorar. Tú llorabas y gritabas por toda la casa: MAMÁ MAMÁ MAMÁ MAMAAAAAAAAAAAAAAAÁ. Fallo 3.



Ahora solo hacemos lo que nos manda el corazón. Nos sentamos o nos paramos a tu lado, dejamos que expreses lo que sientes, pero todo en absoluta calma, sin gritarte, sin renegar, y por arte de magia te calmas. No duras ni 2 segundos haciendo una pataleta. Luego que te has calmado, nos acercamos y te abrazamos y seguimos con nuestra vida. Y definitivamente no te damos lo que quieres.

Hemos salido de las pataletas pero sigues buscando límites. Esa es la fase: buscando límites. Buscas nuestra desesperación porque te parece nuevo, no sabes cómo terminar de expresarte, darte a conocer, juegas con el no y el sí y sabes es totalmente normal solo que los padres solemos perder la paciencia, la calma y optamos también por el llanto. Darte lo que quieres, no mejorará las cosas, solo las empeorará. Darte pequeñas lecciones para que entiendas sí hará una diferencia.

Seguimos de pie batallando con esta nueva fase, pero tengo de la mano a tu papá para ayudarte a descubrir y a descubrirte.

Toda recomendación es buena.

Besos,

Mamá

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Como tú bien los dices, son fases. Asi como hay fases difíciles, también llegarán las fases en las que ni te darás cuenta pero llegará la calma. Sin embargo, los niños siempre tendrán esos momentos, son como ondas que suben y bajan, la etapa de la pataleta no durará mucho, solo nos queda tener muchísima paciencia, si tienes que encerrarte en el baño para tener tu propio tiempo, hazlo! :) Sin embargo el tener una rutina con mis hijos es lo que me ayudó a mi, las horas de dormir y de comer asi como de jugar con ellos. Los mios ya no son bebes pero todavía ponen a prueba mi paciencia :) Suerte y que pronto llegue la onda baja para que puedas descansar.

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+