No por ti ni por mí, solo por ellos

11:59

La semana pasada estuve en una charla muy genial impartida por Guillermo Giacosa. En uno de las diversas ramas tocó el tema del comportamiento espejo de los niños. Es decir, el niño imita todo lo que sus padres hacen. Por ejemplo, la mamá exige que el niño lea, pero ¿la mamá o el papá lee?; la mamá exige que el niño no grite, pero ¿cómo es el tono de la voz de la mamá o el papá?, etc., etc.

No podemos exigir a los niños que hagan cosas o se comporten de una manera cuando no tienen un buen ejemplo a quien seguir. Seguramente habrá excepciones pero la gran mayoría de niños se comporta de esta forma y muchas veces la pasamos por alto y decimos: ¡Qué intranquilo es esté niño! ¿A quién habrá salido?... bueno la respuesta está cuando nos miramos al espejo.

Toda esta introducción es porque sigo viendo en las calles una de las peores costumbres/manías/faltas de educación que me incomoda muchísimo. El orinar en la calle. Sí, soy la cargosa que le grita a cuanto “orinador” ve en la calle para hacerle pasar vergüenza. Si hijo, soy la cargosa que se acerca a otras mamás cuando ve que les están enseñando a sus hijos a orinar en la calle. Así soy, y no pienso cambiar.

 Me parece inaudito que estemos tan adelantados en ciertos ámbitos y tan atrasados en otros. No puedo creer que hayan letreros inmensos de: “Aquí no es urinario” “Prohibido orinar” “Multa por orinar en la vía pública”. No puedo creer que haya una Ley y encima solo esté de adorno.

Cuando era soltera me acerqué a una mamá que estaba haciéndole orinar a su hijo en un poste. Le dije lo siguiente: “señora disculpe, pero no le enseñé a orinar a su niño en la calle”, la señora me miró y me dijo: “es usted acaso policía, ocúpese de sus asuntos”. Entonces le contesté: “claro que es mi asunto porque está malcriando a su hijo quien es parte de mi ciudad”. La señora agarró a su hijo (quien ya había terminado de orinar) y le fue diciendo que hay gente loca por la calle. Sí, me dijo loca. Pero bueno, sé que la hice pasar vergüenza.

Señor o señora, que seguramente no está leyendo mi blog pero habrá alguien que pase el mensaje, NO LE ENSEÑE A SU HIJO A ORINAR EN LA CALLE. No solo estoy hablando en el hecho que usted le baje el pantaloncito y le diga que orine, sino también estoy hablando  de que USTED NO ORINE EN LA CALLE. Ese niño crecerá y hará lo mismo y sus hijos creerán que es la manera de vivir. En la medida de lo posible cerciórese que su niño vaya al baño, y si le entran ganas vaya a supermercado, un mall, un restaurante y pídales los servicios. No enseñemos el “facilismo” a nuestros pequeños. Ellos merecen vivir en una ciudad limpia y ordenada. Enseñémosle a respetar las normas y leyes. Dejemos de lado la idea “LOS NIÑOS NO SE DAN CUENTA”, porque los niños se dan cuenta de TODO. La primera escuela somos nosotros y es nuestra responsabilidad enseñarles bien. No por ti ni por mí, solo por ellos.

Dígale ño,ño,ño a los orinadores callejeros.



Besos,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+