Felicidad...

9:40

El otro día estaba conversando con papá y me dijo que nuestro amigo le había preguntado que si tuviera que escoger para ti entre ser intelectual o deportista qué escogería. Papá dijo que a él le gustaría que seas intelectual. Me hizo la misma pregunta y le dije: Qué sea feliz. Volvió a hacerme la misma pregunta haciendo hincapié que solo es “lo que a mí me gustaría” y le respondí: Nunca me he puesto a pensar en eso, simplemente quiero que sea feliz.

Cuando los padres conversan entre ellos o ante los demás siempre lanzan sus deseos y la gran mayoría quieren que sus hijos sean abogados, médicos, ingenieros, etc. etc. Y no está mal, obviamente que los padres quieren que sus hijos tenga o disfruten de una buena posición económica, que sobrepasen las barreras y que sean mejores que ellos. Es el pensamiento de todo padre, pero el mío no y a veces me preguntó si estaré pensando bien o mal.

Soy una persona que se toma muy en serio todo. Soy bromista, sí, pero tras esta apariencia encantadora y relajada (jaaaaa) me preocupa mucho el futuro y más el futuro donde tú seas el protagonista. No quiero que seas lo que no quieres ser simplemente por encajar o tener dinero. Solo quiero que seas feliz, que crezcas con valores positivos, con felicidad y sobre todo confiando que tu familia te apoya 100% en tus pequeñas o grandes decisiones.

A mí me criaron de esa forma. Me criaron pensando que mi futuro es al final solo y enteramente para mí. Papá ni mamá se van a quedar con lo tuyo, por eso siempre apunté a la felicidad. Mis padres me dejaron ser lo que me hacía sentir mejor como por ejemplo gótica. Sí tenía el cabello de diferentes colores, vestía de negro (sigue siendo mi color favorito) y escuchaba puro metal, rock, etc. (sigue siendo mi música favorita)  y a pesar que el mundo entero le decía a tus abuelitos que yo no iba a llegar a ningún lado y que estaba en un grupo de puros vagos (pura mentira), ellos contra viento y marea defendieron mis creencias y forma de ver el mundo. ¿Personas católicas y profesionales dejando que su hija mayor viva su mundo? Es sin duda todo un reto. La crianza de mis padres me ha llevado desde los lugares más pobres a los lugares más lujosos, me ha permitido viajar, experimentar, conocer a personas buenas y malas, conocer el mundo bajo y el mundo alto. Y ahora, mírame, tengo una profesión y sobre todo tengo una hermosa familia.

Nada de lo que pronosticaron para mí se cumplió. Todo lo que mis padres quisieron para mí sí. Claro, me dieron la mejor educación que pudieron para que yo explote mis talentos. Y creo que esa es la clave. Todo niño debería recibir la mejor educación posible para que encuentre su talento pero sin presiones. Creo que de ese modo tendremos médicos felices, abogados felices, panaderos felices, traductores felices, porque ellos escogieron su destino y se enamoraron de cada detalle de su carrera no por dinero sino por felicidad y afinidad.

Seguiremos tus pasos como tus guías aplaudiendo cada decisión que te haga feliz. Te acompañaremos en cada reto y por siempre seremos tus fanes número 1.

Si hay algo que quiero para ti, es solo felicidad.



Te ama,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+