Tu corazón

11:23

La sociedad pinta a la mujer como el sexo débil, vulnerable, delicado y el blanco de engaños de algún mal hombre. Por otro lado, el primer concepto que se viene a la mente al escuchar la palabra “hombre” es fuerte, calculador, frío, práctico y en muchos casos “sacavueltero”.

Pero a un hombre también le pueden romper el corazón.

La otra vez mientras te veía dormir, me di cuenta lo grande que estás, que dentro de poco estarás yendo al nido y en un abrir y cerrar de ojos estaré sentada en mitad de una graduación. Pasaremos y quemaremos juntos muchas etapas bellas y otras no tanto. El tiempo pasa inexorablemente, como me decía un profesor; antes me reía, ahora me preocupo. Y de eso me gustaría hablarte un poco.

Hijo, a ti también te pueden romper el corazón y por ende a mí también me lo romperán.

Desde pequeñas nos hacen temer de los varones. Pero ahora me pregunto ¿y si mi hijo es el afectado? Historias de mujeres descorazonas hay miles pero de los varones, no he leído muchas. Tal vez algún amigo, tal vez a un primo o hermano, pero este caso es diferente porque eres tú, mi hijo.

Cuando suceda esto recuerda que en la tempestad también se encuentra la calma y que la famosa frase “los hombres no lloran” solo es una excusa para no liberarte, pues si deseas llorar, puedes hacerlo, y si deseas un hombro donde apoyarte, el de mamá siempre estará ahí.

Aprenderás que en compañía también se encuentra la soledad pero una vez que te encuentres tú mismo no habrá vuelta atrás y jamás te volverás a sentir solo, porque dentro de ti estoy yo, está tu papá y sobre todo está la calma que tanto buscas.

Aprenderás que en momentos de duda y desconcierto, habrá muchas voces hablando a la vez, las querrás callar pues la pena es grande y solo el silencio es tu mejor regalo. Respetaré eso, me morderé la lengua y cuando desees y estés listo puedes acercarte a mí.

Aprenderás que en el cariño también existe rencor. Y que todas las canciones de amor se han escrito en torno a ti. Te prometo que nunca subestimaré tu amor, pero te pido calma, y cuando pase el dolor de cabeza prolongado, los colores volverán a verse tan claros como siempre.

Sé que estás muy pequeño, que para esta etapa falta mucho, y ese es mi principal consuelo. Pero quiero decirte que jamás estarás solo, y que tu corazón seguramente volverá a latir como el primer día, volverá a dibujarse sonrisas y mirarás al mundo con otros ojos. Todo será un mal recuerdo, tal vez un mal sueño pero del cual te repondrás, te sentirás muchísimo más fuerte. A veces llegamos a tocar fondo solo con el simple hecho de aprender.

No intentes buscar consuelo en otra chica, primero tienes que buscar consuelo en ti. Por mi parte no intentaré hacer nada contra nadie, pues respetaré tu espacio, respetaré a mi pequeño hijo que poco a poco se vuelve hombre y lo digo así porque un hombre no es quien tiene más mujeres sino es quien se levanta triunfante y busca soluciones donde tal vez no las haya. Hombre es aquel que respeta las decisiones de una mujer.

Este es un gran cambio. Pero el sol brillará, Dios te acompañará y papá y mamá estarán afuera de tu habitación esperándote para seguir adelante.

Saldremos de esto y más, te lo prometo. Solo paciencia...

Te ama,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+