Niñeras

9:27

Estoy aquí mirándote. Estás llorando, no le haces caso a la nana, solo quieres estar conmigo.

La lucha eterna de encontrar una buena niñera.

Cuando salí embarazada pensé que había llegado el tiempo de descansar y dedicarme a ti. Lo tenía claro, una vez que nazcas, solo me dedicaré a ti, no volvería al trabajo y trataría de hacer mis traducciones freelance. Sí, Juan.

Aguanté hasta lo último y con casi 8 meses y medio decidí tomarme mi licencia. Lo que siguió fue momentos abrumadores y caóticamente hermosos. Pasaron 3 meses y decidí hablar con mi jefe para presentarle mi renuncia. No me dejo ir y acordamos que trabaje desde casa. Le agradecí muchísimo porque la verdad que sí necesitaba el dinero y mis ganas de trabajar no las había perdido.

Pensé que resultaría fácil, por lo menos estaría contigo qué más podía pedir pero ¡NO! ¡NO! ¡NO! Traducir y cuidar a un bebé no van de la mano. Cuando dormías avanzaba todo lo que podía; cocinando, limpiando, lavando, planchando, y traduciendo. Ni bien te despertabas era toda tuya. Ilusamente muchas personas pensaban que tenía tiempo de tomar siestas, arreglarme las uñas, ver mucha televisión y comer rico. ILUSOS. No dormía nada, mis uñas estaban olvidadas, no tenía tiempo para ver televisión y solo tenía 5 minutos para el almuerzo, peor que cuartel. Deje que la gente hable y mi verdad se limitó a mi familia. Por suerte tu tía Puchina me apoyó muchísimo y ni bien venía de la universidad corría a vernos. Siempre le estaremos eternamente agradecida.

Volví a trabajar medio tiempo. Busqué y busqué niñeras. Nunca pensé que fuera tan difícil. Extrañaba a mi mamá más que nunca. Por fin encontré a alguien. Mi prima Vi me apoyó y cuidó medio tiempo de ti. Te cuidó muy bien y pronto se hicieron grandes amigos. Pero por motivos personales, Vi tuvo que irse y otra vez caí en el hueco de la búsqueda de niñeras. Ahora ya comenzaba a trabajar a tiempo completo. El plazo de espera de mi jefe había terminado. Buscando y buscando encontré a una señora. Le ofrecí todas las facilidades porque tenía una niña y me falló. Casi me vuelvo loca. Ya iba con mi carta de renuncia cuando tu Tía Vi decidió apoyarme una vez más. ¡Uf! Respiré, volví a ser yo, dejé de ser zombi busca niñeras. Lamentablemente decidió irse, y ahora sí definitivamente. Pensé que si recomendadas no me habían funcionado, con una agencia sí. Todo muy formal, parecía que íbamos bien. Cuando todo iba bien, ya me sentía mejor. La niñera decidió no aparecerse. Llamé a la agencia y no se hicieron responsables, es más me quisieron cobrar por un reemplazo. ¡¿QUÉ?! No podía creerlo.

Qué difícil es recibir una llamada de casa y escuchar: la niñera no vino o la niñera ya no quiere trabajar. Lloro y me desespero. No puedo trabajar bien. La renuncia asecha. No sé qué hacer. A mí me encanta trabajar pero a veces digo si haré bien o mal; ¿estaré siendo egoísta con Teo al tratar de seguir reforzando mi vida profesional? Sigo con esa duda. Estudié 5 años y realmente necesito reforzar mis conocimientos y seguir en mi camino ninja traductora pero ser mamá me ha cambiado tanto el panorama que no logró aun encontrarme. ¿Les pasará a todas lo mismo?

Hoy vino una niñera nueva. Recomendada. Estás huraño. A veces le haces caso, otras corres hacía mí. Cruzo los dedos y le pido a Dios que me ayude, que te ayude y que nos proteja.

Besos,

Mamá esperanzada 

You Might Also Like

4 comentarios

  1. hola! te aconsejo que tu pequeño vea que tienes confianza con tu nueva niñera (aunque en un día es difícil) pero el ver que tú conversas, compartes con ella, a él le dará a confianza, ellos sienten, tu pequeño relacionará, si mami tiene confianza en ella pues yo también lo tendré, date unos días para que los 3 compartan momentos, luego explícale a tu pequeño que mami estará ahí acompañandolo pero que también necesitas trabajar (no sé si te entendí bien pero creo que trabajas desde casa en éstos momentos) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdes por tu consejo. No trabajo desde casa, ya trabajo a tiempo completo en una oficina. Hoy me tomé el día para dar algunas indicaciones. Esperamos que la nueva niñera demuestre compromiso para que tengamos confianza.

      Eliminar
  2. Yo he pasado por lo mismo, y dale, si funciona. Al comienzo es agotador, pero luego aprendes a dividirte entre ser profesional y ser mama. Trabajar medio tiempo te da lo mejor de ambos mundos. Animos! Y esa niñera, seguro sera buena! y si no, pues ya llegara! :o)

    ResponderEliminar
  3. Te preguntas si les pasará a todas lo mismo... Posiblemente no, pero a mí sí! Te entiendo tanto... Como a ti, la maternidad me cambió por completo. Imagínate yo aquí sin familia y en una ciudad en donde ni siquiera hay agencia de niñeras, sino que se consiguen solo por recomendación... No la hacía... Así que dejé de chambear para cuidar a mi niñito. Ojo, eso no significa que me dé la gran vida y sea una mantenida... con un niño de 21 meses no descanso nunca y de hecho volveré a chambear apenas vaya al nido. El consejo que te dan es muy bueno: que tu niño vea que la niñera es una persona de confianza, así él confiará también en ella. Te deseo mucha mucha suerte y espero que todo salga bien :)
    Por cierto, no te había dicho: Qué chévere que también estés en Padres de Hoy! Un abrazo ;)
    Diana

    ResponderEliminar

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+