El poncho rojo era mi amigo

11:59

Este fin de semana fue relajado. Salió un sol agradable que invitaba a pasear pero estábamos muy cansados así que decidimos disfrutar de nuestra tranquila casita. Jugaste mucho y yo pude limpiar la casita que estaba algo desordenada. Mientras limpiaba la casa, y tú jugabas a la pelota con papá, me puse a doblar tu colchitas y tu poncho rojo. Sí, ese lindo poncho rojo que tienes y te abriga delicioso.

¿Sabes la historia de ese poncho? Bueno, te la cuento. Hace mucho tiempo, aproximadamente 24 años, mi nana Leilde quiso hacerme una chompa abrigadora como las que usan las niñas de la sierra, pero mientras buscaba la lana se le ocurrió que mejor haría un poncho. Mi nana pensó que el poncho sería una mejor opción ya que los niños crecen rápido, y si me tejía una chompa, ésta solo me duraría uno o dos meses.  La hizo en telar, y tejió unos bonitos adornos alrededor del poncho. Escogieron el color rojo por el tema del “mal del ojo”. Mi nana, que ahora es mi tía, teje hermoso y todos quedaron fascinados. Lo hizo también que ese mismo poncho ha pasado a tu tía Pushina, a tus tíos Nico y Emm. Cuando nació tu tía Gaby también la cubrió del frío. Pensaron que este era el fin del poncho rojo, pero mi abuelita lo guardo y cuando tú ya estabas algo más “grandecito” lo mandó a la lavandería y me lo entregó. Quedé muy sorprendida que la lana, el color, la forma y todo haya perdurado por tantos años.

Tú ya sabes que cuando agarramos el poncho, es porque saldremos a la calle. Tú mismo quisieras ponerlo pero solo si es que salimos. Como es muy abrigador, no te sientes cómodo usándolo dentro de casa. Este poncho nos ha salvado de este frío. ¡Viva el poncho rojo!
Teo con su poncho rojo

¿Me pregunto si el ponchito rojo durará para tus hijos?
Besos,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+