Reflexión

18:37

Hola panzón, ¿cómo está mi bebito caminador? Pues yo bien, un poco agripada, bueno bastante agripada pero animada y con ganas de comenzar una semana más. El fin de semana la pasamos bacán a pesar de mi gripe. Fuimos a la fiesta de tu amiga Fer, te divertiste un montón ahora que ya caminas; corrías, gritabas, reías y comías galletitas. Le dabas muchos besitos a Fer y ella no se dejaba jajajaja… así somos las damas. Luego regresamos a la casa y comimos rico los tres juntitos, felices, tranquilos y cansadísimos. El domingo la pasamos en casita abrigaditos y dormimos muy delicioso, en la tarde lonche con los bisabuelitos y el resto de la familia. Fue un lindo fin de semana familiar, sobre todo porque te vemos hacer todas esas travesuras que en la semana no podemos disfrutar. Papá y mamá tienen un horario complicado, como la mayoría de peruanos trabajadores. No podemos estar todo el día contigo, pero el tiempo que la pasamos juntos es el mejor; corremos, jugamos, saltamos, bailamos, hacemos lo que queremos y cuando lo queremos. Adiós siestas, adiós dolores de espalda, adiós todo porque en ese instante solo eres tú y tú, y más tú.

A pesar de todo lo maravilloso que es criar a un ser tan estupendo como tú, mamá y papá también les gusta pasar tiempo a solas, juntos o separados. Mientras tú duermes o estoy contigo, a papá le gusta leer sus comics, leer algún libro o ver una serie. Cuando es al revés, a mí me gusta leer blogs, hacer manualidades (relax por favor) y salir con mis amigas. Hoy, leí en unos de mis blogs favoritos, un comentario bastante exagerado y sacado de la realidad. Trataba de si tanto le gusta ser padre, entonces que no salga y no deje sola a su pareja con su hija. La verdad que todos tenemos derecho a opinar pero creo que (1) es su vida privada (2) ¿por qué sale con sus amigos por unas horas, uno es peor padre? (3) seguro que aún no sabe que es ser padre.

Si bien en nuestras manos recae toda la linda pero aterradora responsabilidad de criar a un niño, el hecho que salga con mis amigos o incluso con mi pareja no me hace quererte menos o desear estar las 24 horas del día viéndote sonreír. Creo que incluso es saludable ese pequeño respiro porque la labor de ser padres es titánica, es linda, pero cansa y muchas veces he terminado el día con el simple deseo de tomarme un vinito helado en el sofá de mi casa. A esto agrégale ser trabajador y tener múltiples responsabilidades y cargas laborales. ¡No! Uno termina estresado y sin ánimo; solo me dejan ganas de irme a bailar como loca y botar sanamente ese estrés, llegar a casita y que la vida continúe. Me gusta ser mamá, pero también me gusta ser Luz, la esposa, amiga, traductora, etc. etc. me gusto en cada etapa y cada una de ellas tiene un ambiente y situación diferente que ahora debo repartir. No por todo esto, soy menos mamá. Al contrario, aplausos para todos los que podemos darnos ese “respiro” sin descuidar nada de nuestra vida como padres.

Algún día tú vendrás y me dirás: Mamá, me cuidas al bebé por esta noche, desearía salir con Martita, y yo te diré: Por supuesto mi amor. Ahora sé todo lo que pasaron mis papás cuando éramos peques y la verdad que si con uno pataleo, no me imagino con CUATRO. Me gustan los niños pero no sé si podría pasar por este camino otra vez, solo el tiempo lo dirá. Por el momento solo me queda agradecerte una vez más porque me has ayudado a conocerme como mamá, miedosa y todo pero feliz de conocer esta nueva faceta. Si temor puedo asegurar que no hay que sentirse mal por tomar unas copas con los amigos, o salir a bailar con tu pareja. No es el tiempo que pasemos con nuestros hijos, es la calidad del mismo.

Besos y mordidas,

Mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+