Una histora perruna

21:17

Por medio de este post quería contarte acerca de unos seres muy importantes para mi y parte de mi vida pasada con relación a este tema. Bueno a estas alturas - cuando tú puedas leer - ya tendremos mascotas en la casa, y esa es mi fiel intención. Verás, mi mamá me enseñó desde muy pequeña a amar a los animales, a respetarlos y a quererlos como familia; toda mi vida he tenido mascotas, todas adoptadas y por cada una guardo un cariño único, es así como quisiera trasmitirte el mismo amor por los animales. Creo que he tenido la mejor infancia porque mi mamá me dejo tener todas las mascotas que quería (o podíamos tener); he tenido perros, gatos, hamsters, loritos, pajaritos, iguana, pollos, patos, conejos, pavo, cangrejos, caracoles y hasta una águila que fue regresada al zoológico. Tengo tantos gratos recuerdos, con ellos construí una historia y ahora es momento que construyas la tuya con algún animalito.

Este post se centra en una historia en especial, la de Hackerman y Chispita. Ellos son mis perritos lindos que me han acompañado ya por 10 años (y espero que muchos más), la verdad no son mis perros sino son mi familia. Hackerman y Chispita son hijos de una perrita que tuve llamada Princesa, era hermosa pero lamentablemente murió tan solo cuando Hacki y Chispi tenían apenas 3 días de nacidos, ¿qué haríamos con cachorritos recién nacidos sin el cuidado de su mamá? pero ver a Princesa en ese estado y prácticamente encargarnos a sus hijos, tuvimos que convertirnos en mamá canguro y asegurarnos de que sobrevivan. Compramos biberones chiquititos, hice canguros de franelas, camita con foco y todo lo que te puedas imaginar para que ellos estuvieran bien. Ves cuando te digo que ellos son mi familia. De esa labor han pasado 10 largos años con momentos buenos y malos, historias y anécdotas que mami guarda con cariño y un poco de melancolía. Estos sentimientos encontrados son porque cuando mamá decidió formar una nueva familia sabía que debía alejarse de sus bebés, sé que ellos son felices pero los extraño. Como te digo, con ellos hemos pasado momentos divertidos y momentos tristes, como cuando Hackerman se comió la torta de cumpleaños de tu tío Emmanuel, o cuando Chispita se trepaba al caño para pedir agua, o cuando tuvieron sus camadas y nos encariñábamos demasiado con sus crías al punto de llorar cuando se tenía que ir, o cuando tu abuelita falleció y ellos se deprimieron mucho, en especial Hackerman que no comió en días. En esta historia también se encontraba Spunky Perricles, el hijo de ambos, que aunque su vida fue corta, nos la alegró y desde arriba en el gran cielo canino nos mueve la colita. Todo este representa parte de mi vida como amante de los animales, espero que cumpla mi sueño de abrir un albergue en nombre de todas las mascotas que acompañaron e hicieron de mami la persona que ahora es.

Es la intención y promesa de papá y mamá que para cuando tengas un año tú comiences a forjar tu historia perruna, gatuna, loruna o lo que desees (menos una boa constrictor).

Te dejo con unas fotos de mis "bebés". 

Chispita es seria pero cariñosa

Mi Hacki, super cariñoso y alegre pero super protector, es de cuidado

Te ama, mamá

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+