Mitos de primeriza

11:55


Así como muchas mamás primerizas, al principio de este viaje sin mapa me llené de temores y preocupaciones que iban desde las más acertadas hasta las más tontas. Es que no es fácil ser mamá, ni papá ni nada nuevo porque te enfrentas a los que parece lo más natural pero también lo más desconocido. Hay que vivirlo para sentirlo y esa es mi frase de hoy en día. Contigo como te comente mi ricurita he aprendido a ser más paciente, fuerte, veloz y creativa. Cuando siento que ya no podré amarte más mi corazón se agrande y como arte de magia hay más espacio para ese amor.

Bueno, como te contaba mi bam-bam, de por sí siempre he sido una persona nerviosa y cuando te tuve a ti por primera vez – muy aparte de toda la alegría – sentía temores y estaba super sensible y contigo en los brazos a veces lloraba, demasiado para mi me decía pero tu papá siempre me dio aliento y animo para que no me sintiera así. Ahora con la cabeza más fría y con casi 6 meses de experiencia realmente estoy más tranquila, estamos todos más “fresh” y suena en mi cabecita la canción todo va estar bien, todo va estar bien...

Dentro de este nuevo mundo he tenido mucho apoyo de parte de tu papá y de nuestra familia, claro que también he tenido historias, comentarios, situaciones y mitos que preferí no escuchar o simplemente hacerme la de oídos sordos. No es que no me gusten los mitos, es decir, me gusta ese misterio que se puede crear en torno a ellos pero a creer en ellos y convencerme de su verdad pues no soy ese tipo de personas. Contigo me he vuelto más exigente en varios aspectos, como el orden, la limpieza, la rutina, tu alimentación, tus juguetes, la calidad, etc. Y tales mitos no están dentro de esa exigencia. Se han vuelto un NO rotundo a menos que me comprueben científicamente o tenga un buen sustento.

He aquí algunos mitos, mi amor, que algún día puedan tocar tu puerta con relación a ser padre:

- Que el bebé no se chupe la mano o te quedarás calva (??)... así de absurdo suena, así de absurdo me hace molestar. ¿El que te chupes la mano me dejará pelona?, ¿Tendrá tu babeo algo que ver con la caída de pelo?, ¿Tendré que usar peluca porque tu no dejas de llevarte tu manito a la boca?. Lo que pasa mi amor es que a la mayoría de mujeres se les cae el cabello después del embarazo y justo coincide con el hecho de que estas conociendo texturas y tu mano es tu primer juguete. Mis hormonas se están estabilizando y tú estás aprendiendo a reconocer tus manos y el sabor de ellas.

- No le des pecho al bebé después que te hayas bañado o hará popo verde... Es decir, ¿el agua penetra mi piel de tal manera que congelará la leche que llevó en mis senos? ¿te enfriaré la barriga porque mi leche está en cubitos de hielo?; no sé de donde salió este mito, o que le habrá pasado a esa persona que me contó ese mito pero realmente nunca le creí. La leche que sale de los senos ni siquiera está caliente sino a temperatura ambiente para que la puedas tomar con facilidad. A veces me he tenido que bañar volando para darte de comer y nunca has hecho popo color Hulk. Failed.

- Arropa al bebé todo lo que puedas... tú naciste justo cuando el otoño comenzaba pero nunca te abrigue al extremo como muchos me recomendaban porque tu cuerpito siempre estaba calientito, perfecto y si te abrigaba mucho sudabas, y te salía alergia. No eres un esquimal, y el abrigarte demasiado te adormece y te pones de mal humor. Abriguen a sus hijos según la estación, póngale una capita más de ropa que la que usamos y dejen que respiren un poco de aire.

- No lo cargues de forma vertical porque se le caerán los cachetes...y fue todo lo contrario que me dijo el Pediatra. El cargate de forma vertical se nos hace más cómodo porque podemos manipular otros objetos y no resultas tan pesado. Tus cachetes están bien, redonditos, gorditos y nada caídos.

- Besar mucho a tu bebé en la boca hace que babee demasiado... Besar en la boca a los bebés está mal pero por otra razón y es porque podemos contagiarte alguna enfermedad y no es higiénico pero no tiene nada que ver con que babees demasiado. La razón porque la que los bebes mojan mucho las babitas es que a partir del cuarto mes de vida, el bebé comenzará a babear mucho más. A pesar de ser algo tan incómodo para él como para ti, no hay manera de evitarlo, es totalmente normal.

De esa canasta de mitos, hay muchos más que tal vez alguien comparta con nosotros o escucharemos a lo largo de nuestra vida. Definitivamente es bueno investigar y documentar antes de dejarse llevar por mitos.

MITOS!!

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

¡Únete a la Ventanita de Luz!

* indicates required

Google+